La crisis también afecta al deporte

Marta Allué de Baro

El Club Ciclista Sabiñánigo anunciaba recientemente que el Memorial Luis Muñoz de Ciclismo se toma un año sabático con la esperanza de que en 2010 se pueda retomar la prueba. El motivo, el de siempre, problemas económicos por falta de patrocinio, y es que ya se sabe que en épocas de vacas flacas buscar empresas, entidades de ahorro o instituciones públicas que destinen presupuesto a apoyar acontecimientos deportivos resulta más difícil que buscar una aguja en un pajar.

Imagino que a nivel empresarial cuando uno lucha por sobrevivir, el mecenazgo es un gasto superfluo y por lo tanto suprimible pero al mismo tiempo estamos cansados de escuchar que invertir en deporte es un valor seguro.

En el caso del Club Ciclista serrablés, para más INRI, la suspensión del Memorial se suma a la desaparición de una prueba mítica como era la Clásica de Sabiñánigo que dejó de organizarse por el mismo motivo, porque fue imposible cubrir el presupuesto.

Y no estamos hablando de crear nuevas actividades, hablamos de pruebas de enorme prestigio, ganado a pulso con el paso de los años, la Clásica cumplió 33 y el Memorial ha celebrado su vigésimo quinta edición, ahí es nada.

En Sabiñánigo hemos vivido otro caso relevante con la atleta Mª José Pueyo quien después lograr Campeonatos de España, ser internacional y olímpica, para continuar su carrera sólo ha conseguido apoyo institucional por parte del Ayuntamiento serrablés y la Comarca Alto Gállego ante la falta de patrocinio de empresas privadas.

La lista sería muy larga porque esta crisis económica afecta a casi todos los deportes, aunque unos la sufren más que otros, pero es una lástima que se pierdan pruebas emblemáticas o se deje de apoyar a deportistas con méritos más que probados.

Con noticias como ésta, una se hace preguntas del tipo ¿ Y sí un año a la Quebrantahuesos le ocurriese lo mismo? ¿Dejaríamos también que desapareciera?

Para no caer en el pesimismo quiero pensar que además de 8000 “locos” subidos en sus bicicletas para vivir “la magia de la Quebrantahuesos” siempre estarán detrás las instituciones públicas regionales, provinciales, comarcales y locales, los patrocinadores cada vez más necesarios, los voluntarios, etc para que Sabiñánigo no pase de ser el oasis deportivo que siempre ha sido a convertirse en una localidad estéril en acontecimientos deportivos sin fechas que marcar en rojo en el calendario.

Comentarios