Fomentar el autoempleo es el objetivo del Plan de Promoción del Empleo Autónomo

Estimular y favorecer la iniciativa individual de quienes deciden emprender su propia actividad, fomentar el empleo por cuenta propia como forma de crecimiento en nuestra comunidad y apoyar el autoempleo como vía alternativa de acceso al mercado laboral son los principales objetivos del plan de Promoción del Empleo Autónomo que ha puesto en marcha el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Empleo. El presupuesto para su puesta en marcha es de 3.200.000 euros.

 

Se trata de un programa destinado a aquellas personas desempleadas e inscritas como demandantes de empleo en el Servicio Público de Empleo, que se hayan establecido en la Comunidad Autónoma de Aragón como trabajadores autónomos o por cuenta propia y realicen la actividad en nombre propio. También podrán ser beneficiarios los trabajadores autónomos o por cuenta propia cuando formen parte de una comunidad de bienes o sociedades civiles, siempre que las subvenciones se soliciten a título personal.

 

El Programa de Promoción del Empleo Autónomo, del que se beneficiaran más de 600 personas, ofrece 4 tipos de ayudas; subvención para el establecimiento como trabajador autónomo, subvención financiera, subvención para asistencia técnica y subvención para formación.

 

La subvención para el establecimiento como trabajador autónomo varía entre 5.000 y 9.000 euros en función de la dificultad para el acceso al mercado de trabajo del emprendedor.

 

En cuanto a la subvención financiera tiene por objeto la reducción de los intereses de préstamos destinados a financiar inversiones para la creación y puesta en marcha de proyectos de autoempleo.

 

Por lo que respecta a la subvención para asistencia técnica, su objeto es la financiación parcial de servicios externos para mejorar el desarrollo de la actividad empresarial, así como la realización de estudios de viabilidad, organización o comercialización

 

Por último, la subvención destinada para formación está destinada a financiar parcialmente los cursos relacionados con la dirección y gestión empresarial y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación recibidos durante la puesta en marcha de la empresa con el fin de cubrir las necesidades formativas del trabajador autónomo.

Comentarios