Los oscenses responden, un año más, a la romería de Salas

porche de la ermita de Salas, cerrado por peligro

Decenas de oscenses acudían este domingo a la tradicional romería de primavera en honor de Nuestra Señora de Salas y de la Huerta, organizada por la cofradía de su nombre. Tras la celebración de la Misa, se bendecían las tortas y se distribuían unas 2.600 entre los asistentes. Posteriormente, tenía lugar, ante el templo, un festival folclórico con la Agrupación Folclórica Santa Cecilia. El alcalde de Huesca, Fernando Elboj, acudía a este acto, y conocía junto al prior de Salas el estado del porche, que preocupa notablemente debido a su precario estado.

La Cofradía recuerda que el Santuario de Salas, a pesar de todos los trabajos de restauración que se han venido haciendo en los últimos años, presenta todavía algunos problemas. Entre ellos, el más grave es la consolidación del porche que está junto a la ermita. Una infraestructura que se encuentra en peligro de derrumbe. De hecho, una de las vigas de madera ofrece un gran peligro.

Desde la Cofradía se pidió ayuda al departamento de Cultura del Gobierno de Aragón. En su día se hizo un presupuesto que ascendía a 68.000 euros, para restaurar todo el tejado del Porche. La Dirección General de Patrimonio dijo que tendrían en cuenta esta situación. Sin embargo, nada más se ha sabido. La cofradía también ha mostrado su preocupación al Obispado de Huesca, propietario del Santuario.

Los propios miembros de la Cofradía se ofrecieron a apuntalar esta zona, pero al tratarse de un monumento creen que deberían decirles cómo hacerlo.

Por otro lado, alumnos de la Escuela Superior de Restauración están trabajando en el interior del templo, restaurando unos frescos, en los que están consolidando toda la pintura que se encontraba muy afectada por la humedad. Otras cuestiones que todavía quedarían pendientes serían la restauración del púlpito, que ofrece poca seguridad, y de los tres retablos que todavía quedan pendientes.

La nota negativa la ponían los actos vandálicos que se producían durante la noche, y que se saldaban con la quema de las banderas de España, Aragón y Huesca, que se encuentran delante de la iglesia.

Comentarios