Los músicos Mariano Laborda y Antonio Aso homenajeados en Senegüe

La Asociación de Vecinos de Senegüé y Sorripas homenajeó a Mariano Laborda y Antonio Aso, músicos y vecinos de Senegüé, que durante décadas amenizaron las fiestas e innumerables acontecimientos de nuestra zona. El Archivo Pirenaico de Patrimonio Oral presentó en esta localidad del municipio serrablés el último disco de Mariano y Antonio, y La Caja de Música interpretó varias canciones de este CD titulado “El baile: segundo día d´a fiesta” en una iniciativa más de Javier Lacasta y José Ángel Gracia.

Desde la asociación han destacado a esta redacción que “ ha sido un merecido reconocimiento pues a tantos años de dedicación a la música. Se contaron con momentos especialmente emotivos entre los asistentes y los propios homenajeados”.

Antonio Aso que tocaba la guitarra y Mariano que tocaba el violín, “ en sus actuaciones en acontecimientos y en fiestas desde 1945” . Se sienten orgullosos de este nuevo CD, ya que "es el reflejo del ambiente que se vivía en nuestros pueblos y aún hoy en día no se entiende un pueblo sin fiestas, por pequeño que sea, sin que todo gire en torno al baile". En esta ocasión son un total de quince temas “ que son grabaciones que no pudieron incluirse en el primer disco y que tienen una duración total de más de 43 minutos”.

Antonio Aso nació en Sabiñánigo-Estación, un 12 de diciembre de 1927. Sus primeros contactos con la música los adquirió en una academia que se abrió en la localidad serrablesa en los años 40. Aquí, Antonio aprendió solfeo y guitarra, el instrumento que normalmente toca, aunque también domina el violín. De entre todas las anécdotas que él narra, los kilómetros y kilómetros en bicicleta y andando, con sol o nevando, hay una que le gusta recordar especialmente. Antonio cuenta que la guitarra con la que ha grabado este CD se la compró en Zaragoza durante su viaje de bodas, hace más de 45 años y rememora que por esa misma época, también adquirió un violín.

Mariano Laborda nació en Senegüé, el 1 de diciembre de 1921. Por motivos laborales, toda la familia emigra a Francia. Es aquí, y gracias a la influencia de su padre, que también tenía vocación musical, se inicia en este mundo con un guitarrico de cuatro cuerdas y con algunos conocimientos de solfeo. En 1932 regresa a España e inicia su etapa de músico. Su instrumento de entonces era la bandurria. En la postguerra, con el obligatorio carnet del Sindicato Provincial del Espectáculo, entra en contacto con otros compañeros músicos y forman una orquesta con la que recorrió muchas de las fiestas de los pueblos pirenaicos

Comentarios