El Senado aprueba una moción del PP sobre la conservación de los osos en el Pirineo

El Senado ha dado luz verde, por unanimidad de todos los grupos, a una propuesta del Partido Popular en la que se insta al Gobierno a elaborar una estrategia de reintroducción del oso en el Pirineo, que se fundamente en la necesidad de que exista un consenso con los habitantes de los valles afectados, que contemple una línea de ayudas suficientes y dirigidas a los ganaderos afectados por acciones de la población osera pirenaica y que contenga un proyecto técnico riguroso.

La propuesta, debatida en la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Senado, fue defendida por el senador popular por Huesca, Roberto Bermúdez de Castro, que cosechó el apoyo unánime de todos los grupos a su propuesta, tras negociar con ellos una enmienda transaccional que no variaba en lo sustancial la propuesta original. El senador popular insistió en su intervención en que lo que necesita el Pirineo es “conservación” y no “reintroducción” de los osos pardos y exigió al Gobierno más ayudas para los ganaderos locales.

Bermúdez de Castro recordó el acuerdo alcanzado entre los gobiernos de España, Francia y Andorra para reintroducir el oso pardo en los Pirineos. La operación, tal y como se diseñó inicialmente, pretendía hacer posible que la población de osos, unos quince ejemplares en la actualidad, pudiese multiplicarse, con la suelta de cinco nuevos animales procedentes de las montañas eslovenas, que son genéticamente muy próximos a la variedad pirenaica.

Según el senador popular, este anuncio provocó que las comunidades afectadas manifestasen que la introducción de osos en el Pirineo se estaba abordando “con precipitación” y sin cumplir con el necesario proceso de información y concertación con la población local, la definición de un proyecto solvente, ni el diseño de un marco financiero que permitiese a las comunidades autónomas afrontar las inversiones que se derivarían de la iniciativa francesa. Además, el senador por Huesca denunció la opacidad con la que se está trabajando, ya que se desconocen las cifras exactas de ejemplares.

Bermúdez de Castro relató como, durante los últimos meses, han tenido lugar los primeros ataques, tres en una semana y en tres puntos distintos, de oso a ganados de la Val d'Aran. “Estos ataques son fácilmente trasladables a cualquier parte del Pirineo, dada la proximidad de los territorios en donde se ha producido. Por todo ello, es necesaria la adopción de medidas nítidas y de forma inmediata”, reclamó.

El texto aprobado por la Cámara en su redacción final insta, en su redacción final, al Gobierno a que las políticas de conservación del oso pardo en los Pirineos gocen de acuerdo con los habitantes de la zona, que se colabore con las tres comunidades afectadas, que se compaginen los proyectos con los usos ganaderos de la zona y que las políticas se coordinen también entre los tres estados soberanos que comparten la cordillera.

Comentarios