Problemas económicos podrían alejar de las competiciones a Planadevall y Giménez

Después de haberse disputado tres de las seis pruebas del Campeonato de Aragón de Rallysprint, el equipo jaqués compuesto por el piloto Pere Planadevall y la copiloto Marta Giménez, no ven factible revalidar su título de campeones de Aragón, y es que este año las cosas han cambiado mucho. Los de Jaca siguen con su che al que no le han podido hacer grandes arreglos por la falta de patrocinadores y sus competidores han hecho los deberes. Aún así, en la última carrera acabaron en segundo puesto de clase I y un séptimo puesto en la general, lo que supone un quinto puesto en la clasificación aragonesa.

‘La temporada pasada ya fue dura’, afirma Pere Planadevall, ‘pero pudimos salir adelante y al final conseguimos el campeonato, pero este año lo de ser campeones es casi imposible. No hemos podido hacer mejoras en el coche, y nuestro rivales han hecho los deberes, y ya se empiezan a ver las diferencias en la clasificación’.

Aún así, estos amantes del automovilismo no tiran la toalla pero el futuro que vislumbran no es muy halagüeño. Ya esta temporada no se han podido inscribir en otras competiciones a nivel nacional en las que les hubiera gustado estar, pero es que, para la próxima temporada, quizá no puedan estar ni en el Campeonato de Aragón. Planadevall manifiesta que ‘es un deporte caro porque la normativa es muy estricta y tenemos que cumplir las mismas medidas de seguridad que los coches que disputan el Mundial de Rally, lo que hace que el presupuesto anual se dispare’. Los números que barajan esta pareja de piloto y copiloto oscila entre los 6000 u 8000 euros al año, pero este año los sponsor y patrocinadores no llegan ni a cubrir la mitad de esas cifras. Reducir el presupuesto no es fácil, y piezas que otros años no se reutilizaban ahora sí. Pero claro, no son igual que el material nuevo.

La crisis está afectando a todos los sectores, y el deporte no se queda atrás, un claro ejemplo es el automovilismo, en el que cualquier avería supone un gasto importante, y para el que las ayudas públicas son casi inexistentes y las privadas cada vez se reducen más.

Comentarios