El Club Montisonense de Montaña celebró con éxito su curso de iniciación

El Club Montisonense de Montaña celebraba con éxito el pasado fin de semana, un curso de Iniciación a la escalada compuesto de clases teóricas y prácticas, impartidas en la Sede del Club, en el rocódromo de Barbastro y en las paredes de roca de Valchelada, próximas al Monasterio del Pueyo de la capital del Vero.

Con estas Jornadas, en las que participaban 20 personas, el Club Montisonense cierra la primera serie de cursos de formación programados, que han sido muy bien acogidos y con resultados satisfactorios.

El curso de iniciación a la escalada comenzó el jueves día 7 de Mayo con una clase teórica en el Salón de Actos del Centro Cívico de Monzón, donde se encuentra la sede del Club, y que fue impartida por el Presidente Adrián Uclés. Se trataron aspectos relacionados con la técnica de la escalada, los elementos de seguridad, los materiales a emplear así como la forma de montar reuniones y de aseguramiento. También fueron de interés aspectos como el estudio de las fuerzas de choque y de resistencia de los materiales utilizados, como arnés, cuerdas o mosquetones, entre otros.

Ya el viernes día 8 los participantes en el curso se reunían en el rocódromo de Barbastro para practicar el manejo de cuerdas, taller de nudos, y poner los conocimientos a la práctica abriendo vías o haciendo descensos en rápel. Esta parte del curso estuvo muy animada, con notable participación.

La jornada del sábado día 10 por la mañana los participantes se trasladaron a “la Valchelada”, donde naturaleza y técnica se conjugan en un espacio muy accesible y acogedor. Los conocimientos adquiridos permitieron practicar una escalada deportiva con diversos grados de dificultad para que nadie se quedara con ganas. Equipados con cuerda, arnés, casco y pies de gato, escalaban sin miedo las paredes de roca caliza en las que hay muchos puntos de agarre y de aseguramiento, acompañados en la roca de verdes plantas en flor que estimulan el olfato a medida que tomas el pulso a la roca.

El ascenso se efectuó por grupos por diversas vías que primero hubo que equipar y luego los menos atrevidos ascendieron asegurados desde abajo.

En ese aspecto, Adrián Uclés hacía mucho hincapié, para que todos pudieran entender que el riesgo de la escalada se produce casi siempre por falta de conocimientos, o bien por imprudencias, por lo que hay que tener presente la importancia de llevar buen material y de utilizarlo convenientemente, así como elegir correctamente la vía a realizar, sin querer ponerse más nivel del que se tiene.

El curso finalizó con una última clase teórica en la base de los muros, donde el monitor enseñó a montar reuniones en la roca, utilizando la técnica y la habilidad para encajar en la roca fisureros, friends y otros que servirán para asegurar las vías y facilitar la ascensión. Especial interés supuso la utilización de los aseguradores, descensores y bloqueadores, combinados con la técnica en el manejo de cuerdas y cintas para que ante cualquier incidente encontrar una solución que evite pasar apuros.

El curso fue un completo éxito y dejó un gran sabor de boca a los 20 participantes en el mismo, deseando llegue el próximo día de salir a escalar.

Comentarios