El futuro de la Escuela Politécnica Superior premiado en los proyectos fin de carrera

La Escuela Politécnica Superior de Huesca ha entregado sus premios fin de carrera a dos jóvenes ingenieras de las titulaciones de Ingeniero Técnico Agrícola e Ingeniero Técnico Industrial. Trabajos que este año han girado sobre el enraizamiento en diferentes plantaciones truferas de la Ribagorza y sobre las redes de riego a presión en Fonz, trabajos de María Videgaín y Bibiana Macarulla.

Desde la dirección de la escuela se señalaba que año tras año el centro va ofreciendo grandes proyectos de ingeniería que ven la luz. Proyectos que dan debida cuenta del buen trabajo que se realiza en la Escuela Politécnica Superior y que la afianzan como punto de referencia dentro del mapa universitario.

El proyecto ganador del ciclo de Ingenieros Técnicos Agrícolas ha sido el referente a la truficultura. Un tema que desde diversas instituciones de la comunidad se ha potenciado en los últimos años. Desde el centro, y en especial la alumna ganadora, apuntaba que se ha querido dar un paso en este campo para beneficio de muchos truficultores de la Ribagorza.

El premio para el mejor proyecto de los nuevos Ingenieros Técnicos Industriales Químicos, dotado con 600 euros, lo ha obtenido Cristina Tomás Molinos, con su proyecto para la producción de nanotubos de carbono –e indirectamente de hidrógeno límpio de carbono y CO2, el usado en las pilas de hidrógeno- por descomposición catalítica del etano, que ha sido dirigido por los profesores Carlos Royo y José Ignacio Villacampa. María Araguás Viñao, ha sido la ganadora del accésit con un estudio sobre la producción de biodiésel a partir de aceite de colza y aceite doméstico usado, que ha dirigido José Luis Sánchez Cebrián y Alberto Gonzalo.

También se han entregado los diplomas correspondientes a las menciones especiales que han obtenido María Betrán, Carlos Caamaño, María del Carmen Vílchez, Rosana Cirac, Cristina Anoro, Rubén Monserrate, Roberto Ruiz, Diego García, Laura Calves y Javier Jiménez. Entre sus proyectos se han estudiado aspectos vinculados a la construcción para usos industriales y agrícolas, instalaciones eólicas, tratamientos a cultivos, como la vid, el aprovechamiento de los pastos en la Jacetania y el Alto Gállego o la producción del llamado caviar blanco en explotaciones de caracoles, entre otras.

Comentarios