Iglesias destaca que la demanda civil solicita "el cumplimento de una sentencia firme" para la devolución de los bienes

El Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón presentaban en el Juzgado de Primera Instancia de Barbastro la demanda civil mediante la que se exige la devolución de los bienes aragoneses depositados en el Museo Diocesano de Lérida. El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, destacaba la importancia de la demanda de forma conjunta con el Obispado, “para pedirle al juez el cumplimiento de una sentencia firme, ya que es la primera vez que se hace”. Iglesias señalaba que se trata de un “salto definitivo”, porque ante la decisión que adopte el juez no cabe recurso e insistía en que los tribunales “siempre han dado la razón al Obispado de Barbastro”.

La decisión del Obispado y del Gobierno de Aragón está motivada por la reiterada negativa de los miembros del consorcio para entregar al obispo de Lérida, Joan Piris, las 112 obras de arte para su devolución. El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, explicaba que “solicitan por medio de los acuerdos Iglesia-Estado que se cumpla la sentencia de esta entrega”.

Mediante el inicio de esta actuación judicial se solicita la ejecución forzosa de la sentencia dictada el 28 de abril de 2007 por el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica de la Santa Sede, en la que se establece que el Obispado de Lérida debe restituir al de Barbastro-Monzón las 112 piezas de arte sacro que recibió en depósito. En esta sentencia definitiva y firme se confirmó en todos sus términos el Decreto de la Congregación para los Obispos, de 8 de Septiembre de 2005, que ordenaba al Obispado de Lérida entregar a la diócesis de Barbastro-Monzón 112 piezas histórico-artísticas pertenecientes a las parroquias que le fueron transferidas en el momento de la modificación de límites diocesanos que tuvo lugar en el año 1995.

Según el Obispado de Barbastro-Monzón, “la voluntad del Obispado de Lérida de acatar en su integridad los referidos Decretos del Tribunal de la Signatura y de la Congregación para los Obispos se puso de manifiesto en el acuerdo firmado ante el Sr. Nuncio Apostólico en España el 30 de Junio de 2008 por parte del Obispo de Barbastro-Monzón y el Obispo-Administrador Apostólico de Lérida. Las dificultades que en el ámbito civil han impedido, al parecer y hasta ahora, al Obispado de Lérida cumplir lo mandado y acordado obligan a pedir por vía judicial la ejecución de una sentencia que se insiste en que es firme y reconocible al amparo del ordenamiento jurídico español”.

La presentación ha sido simultánea con la correspondiente demanda del Obispado de Barbastro, con el objetivo común de recuperar los bienes depositados en Lérida. El Obispado actúa como propietario de los bienes, mientras el Gobierno de Aragón es codemandante y actúa en cumplimiento de la previsión del Estatuto de Autonomía de promover el regreso a Aragón de los bienes integrantes de su patrimonio cultural.

El Consejo de Gobierno aprobaba el pasado 24 de febrero la autorización a la Dirección General de los Servicios Jurídicos para el inicio de acciones judiciales. A partir de ahí, el pasado 2 de abril se anunciaba la presentación tanto por parte del Gobierno de Aragón como por el Obispado de Barbastro-Monzón de sendas demandas civiles para exigir el regreso de los bienes a esta diócesis, una acción que se ha materializado en los juzgados de Barbastro.

Comentarios