La carrera 'Boca del Infierno' se solidariza con Senegal

La cuarta edición de la carrera por montaña de la Boca del Infierno calienta motores, y la semana que viene abrirá el plazo para realizar las inscripciones. Este año, la carrera presenta algunas novedades, como la participación en un proyecto solidario con Senegal, unas jornadas de montaña, una carrera infantil o un recorrido alternativo no tan largo como el original.

El 19 de julio es la fecha elegida este año para celebrar una nueva edición de la Boca del Infierno, carrera por montaña que organiza el Club Asamun de Hecho. Una cita que este año presenta una serie de novedades respecto a las ediciones anteriores. En primer lugar, este año los organizadores se solidarizan con el proyecto de creación de una escuela en Bafican, Senegal, por lo que se recogerá material escolar, aportaciones voluntarias en metálico, y los premios en metálico de Asolo Lowe Alpine, irán destinados a este proyecto. Esta idea surgió a raíz de unviaje de un miembro del club Asamun a Senegal, al llegar al poblado de Bafican vio como vivían y las carencias que tenían, sobre todo los niños que no tenían escuela ni un pozo, y debían recorrer cada día largas distancias para cubrir necesidades básicas. Así, se pretende recoger tanto dinero como material escolar para colaborar con este proyecto.

Otra de las novedades es una Carrera infantil para categorías por edades desde el año 2005 al1994, y para los corredores que les asusten los 25 kilómetros de la carrera original, y para los menores de 18 años, habrá un recorrido alternativo de 15 kilómetros, donde se elimina el desnivel fuerte. Además, habrá unas Jornadas de Montaña, salud y deporte con conferencias de diferentes profesionales relacionados con la salud.

El recorrido original de la prueba tiene un total de veintiséis kilómetros de distancia, con un desnivel positivo acumulado de 1500 metros y un coeficiente de dificultad de 39. La salida y llegada será en la Selva de Oza, a doce kilómetros de Hecho. Las características del recorrido son exigentes. Se trata de un trazado rápido, que alterna subidas y bajadas por senderos en bosque mixto con abundantes hayas y alguna pista de arrastre maderero de pronunciado ascenso, así como una gran bajada por sendero técnico desde el Refugio de Gabardito, donde se inicia el regreso por la margen opuesta de la Boca del Infierno a través de la Calzada Romana, y de aquí de nuevo por senderos hasta alcanzar la meta en la Selva de Oza.

Las inscripciones se podrán iniciar en unos días, y está previsto que se puedan hacer hasta el 10 de junio. En todo caso el número de participantes está limitado a doscientos corredores.

Comentarios