El Centro del Viajero atendió casi 2.000 consultas en Huesca

A la hora de organizar un viaje a determinados destinos, es importante la prevención desde el punto de vista sanitario. Por ello, desde la Dirección General de Salud Pública se recuerda que conviene tomar una serie de medidas preventivas antes de viajar a países en los que existe algún riesgo para la salud. En el caso de Huesca, el número de personas que pasó por el centro de atención al viajero, aumentó en un 20% en 2008 respecto a 2007, llegando a casi 2.000 (300 más que el año anterior).

 

UNIDADES DE INFORMACIÓN

 

Existen Unidades de Información y Atención a Viajeros Internacionales en las tres provincias aragonesas. Para solicitar consulta en dichos centros es aconsejable concertar una cita previa, de lunes a viernes, entre las 9:00 y las 14:00 horas. Para ello se puede llamar al teléfono 974-29-33-88 en el caso de Huesca.

 

Es importante acudir a la consulta con una antelación mínima de seis semanas antes del inicio del viaje. Se debe llevar un documento acreditativo de vacunas administradas (si se dispone del mismo), y el documento acreditativo de la existencia en su caso, de alergias, enfermedades previas o tratamientos farmacológicos.

 

El número de personas que pasan por estos centros se suele incrementar cada año. En la Unidad de Huesca, el año pasado aumentó un 20% con respecto a 2007, llegando a 1.919 consultas (317 más que el año anterior). En cuanto a las consultas telefónicas, se han atendido 482 (frente a las 390 del año 2007). En general, los países más visitados fueron India, Senegal, Tailandia, Perú, Brasil, Mali, Gambia, Méjico y República Dominicana.

Los motivos más habituales que aportaban los usuarios fueron el turismo, la inmigración, el trabajo y la cooperación. En cuanto a las vacunas, las que se administran con mayor frecuencia son la de prevención de la fiebre amarilla, difteria/tétanos, meningitis ACWY, fiebre tifoidea y hepatitis A.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

 

Además de la vacunación específica dependiente del país de destino, en cualquier tipo de viaje conviene tener en cuenta algunas medidas preventivas generales en materia sanitaria:

 

- Antes del viaje:

* Es recomendable estar correctamente vacunados de difteria-tétanos, para lo que se puede consultar con el médico de familia del centro de salud correspondiente.

* En caso de padecer alguna enfermedad que requiera de algún medicamento específico, aparte de pasar la revisión oportuna, conviene que el médico extienda un informe sobre la misma y recete la medicación necesaria en cantidad suficiente para cubrir el período de tiempo que dure la estancia en el extranjero.

* Dirigirse a las Direcciones Provinciales del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), donde se informa de los acuerdos que sobre prestaciones de asistencia sanitaria tiene establecidos España con otros países.

* Preparar un pequeño botiquín en el que se incluya esparadrapo adhesivo, antiséptico para heridas, vendas, repelente de insectos, tratamiento para las picaduras de insectos, sales de rehidratación oral, tijeras e imperdibles, un analgésico simple, antidiarreicos y un termómetro clínico. Según las características del viaje es aconsejable valorar con el médico del centro de salud la conveniencia de llevar antibióticos.

* Las personas con problemas alérgicos, deben tener en cuenta la época estacional del país de destino y la posibilidad de que se produzca una crisis durante el viaje, por lo que es conveniente que incluyan la medicación que habitualmente toman.

* Si se prevé que deba administrarse un medicamento inyectable, se deben llevar jeringuillas y agujas desechables.

* Se debe también llevar cremas con filtro solar y repelentes de mosquitos.

 

- Durante el viaje:

 

* En los traslados o vuelos de larga duración, sobre todo en personas de edad avanzada, es conveniente moverse siempre que sea posible, realizar cambios posturales o caminar.

* Para evitar el "jet lag", hay que descansar bien antes de salir y tanto como sea posible durante el vuelo, incluyendo breves períodos de sueño.

* Durante el viaje, asegurarse de dormir en total lo mismo, cada 24 horas, que cuando se está en casa.

* Beber agua y/o zumos antes y durante el vuelo.

* Tomar comidas ligeras y limitar el consumo de alcohol antes y durante el vuelo.

* Protección contra el sol y el calor por el riesgo de insolaciones y deshidrataciones.

* Precauciones para evitar enfermedades de transmisión sexual y/o a través de la sangre, con la utilización de preservativos en relaciones sexuales con parejas de las que se desconoce su estado de salud y nunca compartir agujas, jeringuillas ni cualquier otro material que pueda estar contaminado por sangre, como cuchillas de afeitar, cepillos de dientes, utensilios para tatuajes o acupuntura.

Comentarios