El curso internacional itinerante Sustmont estuvo en el Bajo Cinca y Monegros

Un numeroso grupo de estudiantes universitarios europeos, del programa Erasmus, ha visitado las comarcas del Bajo Cinca, Monegros y el Segrià leridano, los pasados días 20 al 22 de mayo, realizando un curso itinerante sobre “Los efectos de los diferentes usos del territorio en el medio ambiente”. Los estudiantes realizan un recorrido por los principales ecosistemas catalogados como ZEPA, LIC, o Parque Natural. El curso está coordinado por la escuela politécnica Superior de Huesca, por el Instituto Pirenaico de Ecología y la Universidad de Innsbruck (Austria), sede del programa Susmont en el que participan 16 universidades y centros de Investigación europeos.

Participan en esta actividad estudiantes que están finalizando sus grados o licenciaturas en agricultura y medio ambiente, con un adecuado conocimiento del inglés, lengua vehicular del curso. Lo peculiar del mismo es que el campo es el aula en el que se imparten las clases; y que se realiza de forma itinerante dirigido por expertos que tienen en cada zona recorrida su lugar de trabajo e investigación.

Tras las sesiones introductorias en Barcelona, el curso, entró en Aragón por la localidad de Fraga, para visitar el Aiguabarreig, la confluencia Cinca-Segre-Ebro, la Serreta Negra y los llanos y saladas monegrinas. Desde el día 23 recorre el Moncayo y las Bardenas Reales y las sierras prepirenaicas en Loarre. Este lunes 25, el recorrido pasaba por Hecho, desde esta localidad han trabajado sobre distintos espacios de los Pirineos: el propio Valle de Hecho, San Juan de la Peña, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, entre otros.

El manejo del territorio en Monegros y Bajo Cinca

Las sesiones comenzaron el día 20 en el Salón de Actos del Palau Montcada de Fraga con las charlas de los profesores de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, José Antonio Cuchí sobre el Uso del agua en el Valle del Ebro, y David Badía Villas sobre el Medio físico y biológico del Valle Medio de Ebro.

El grupo de 50 personas, entre estudiantes procedentes de universidades italianas, austriacas, hungaras, eslovacas, portuguesas y españolas, y profesores de España, Inglaterra y Austria, visitó el día 21 Candanos, donde fue recibido por el Alcalde, Antonio Guisado quién proporcionó a los asistentes una detallada información sobre el uso del pozo de hielo y la Balsa Buena, que sorprendieron a los estudiantes. El origen de la Balsa Buena puede remontarse, señala el profesor David Badía, a la infraestructura de abastecimiento de agua de la antigua calzada romana que unía Tarraco y Caesaraugusta, la cual dejó de usarse en 1970 con la llegada del agua a través del canal de Monegros. El pozo de hielo se usó básicamente entre los siglos XVI y XIX. También se visitó, ya en la carretera a Caspe, el Hondo de la Unilla donde el viejo saladar ha desaparecido convirtiéndose en humedal rico en fochas, patos, aguiluchos laguneros…

La siguiente visita les llevó a Vallcorna/Valcuerna y Serreta Negra de Fraga para apreciar como podía ser un ecosistema natural, poco alterado: pinares en umbría y romerales y espartales en solana, acompañados en esta primavera lluviosa de multitud de plantas en flor: salvias, bochas, retamas,… y un cielo surcado por buitres y águilas. Y un fondo de barranco con tamarices en flor y multitud de pajaros insectivoros. También las saladas monegrinas fueron motivo de aprendizaje para el grupo que observó con detalle el curioso nadar tripa arriba de un minúsculo crustáceo, Artemia salina, que solo vive en aguas hipersalinas, donde no pueden hacerlo sus depredadores. Llamo mucho la atención el progresivo cambio de las comunidades vegetales a lo largo de la pendiente con espartales o albardinares en las plataformas, que dan paso a gipsófilas y finalmente halófilas en el fondo del saladar.

En la jornada del viernes el Aiguabarreig, la confluencia de los ríos Cinca, Segre y Ebro, fue el protagonista. Tras una breve introducción a la geología del Aiguabarreig por parte del Profesor del IES Bajo Cinca de Mequinenza, Anchel Belmonte que logro resumir en 30 minutos los acontecimiento geológicos de los últimos 40 millones de años, el grupo se dirigió a la confluencia Cinca-Segre. Allí Juan Bernal, ornitologo profesional, y Mari Angels Lacruz, técnico de la Oficina de Turismo Orntiológico de Serós proporcionaorn una sesión de anillamiento de pájaros; y dieron a conocer los resultados de los úlimos años de estudio sobre el efecto de los cambios en el territorio, de origen natural o antrópico, en las poblaciones de pájaros, tan beneficiosos en el control de insectos. Finalmente Armando Carboneras, Jefe de zona de Endesa, dio a los asistentes algunos detalles de la presa de Mequinenza, su historia, dimensiones y potencia eléctrica. Los asistentes se mostraron sorprendidos de la longitud de la presa (unos 460 metros de coronación) y altura (la base subterranea se dispone a 22 metros sobre el nivel del mar estando la cota superior de 124). Tras esta visita, el grupo abandonó el Bajo Cinca para continuar primero en el Moncayo y después a los Pirineos, con el mismo hilo conductor: "los efectos de los diferentes usos del territorio en el medio ambiente". 

Comentarios