El ayuntamiento de Huesca rinde homenaje a José Luis Rubió

Este miércoles, 27 de mayo, a las 11:00 horas en la Iglesia Parroquial de Santiago tiene lugar el funeral por el que fuera alcalde de Huesca, José Luis Rubió. El consistorio oscense va a homenajear como se hace en estos casos al ex primer edil. El alcalde de Huesca, Fernando Elboj, en una comparecencia institucional ha querido destacar la figura de Rubió, de quien ha dicho "era una persona vital y enérgica" con la que era "muy fácil llegar a acuerdos".

Elboj señalaba que a la hora de llegar a acuerdos no era una persona muy compleja, y que con su análisis llegaba al fondo de las cuestiones, siempre anteponía el criterio de la institución a cualquier otro.

Definía a Rubió como una persona "vital y enérgica" muy involucrada en la vida de la ciudad y también en las fiestas de San Lorenzo donde se le podía ver vestido de blanco y verde participando en diferentes actividades, siendo además impulsor de su peña.

Como marca el protocolo el ayuntamiento de Huesca le recordará como parte de la historia de la ciudad con un ritual en el que el pleno municipal le rinde homenaje colocando la bandera de la ciudad, la banda de alcalde y la vara de mando encima del féretro simbolizando lo que fue en vida para la ciudad.

José Luis Rubió, nacido en Blecua en 1942, estaba casado y tenía dos hijos. Era licenciado en Ciencias Químicas y fue Catedrático de Enseñanza Media en el Instituto Ramón y Cajal de Huesca.

Fue presidente de la Junta Local del Partido Popular de 1994 a 1999, Diputado provincial entre 1995 y 1999, y Alcalde de Huesca entre 1998 y 1999. También fue concejal hasta 2003. Desde el año 94 y hasta la actualidad era sido miembro de la Junta Directiva provincial del PP.

José Luis Rubió es el segundo alcalde de la democracia que fallece, tras José Antonio Llanas. Este hecho hace que en el ayuntamiento de Huesca se reactive de nuevo el protocolo de alcaldes fallecidos. Éste marca que, al funeral, debe acudir la corporación bajo mazas con guardias de gala. En su transcurso, los portavoces municipales ponen sobre el féretro la bandera de la ciudad y el alcalde la banda y el bastón de mando. Durante el funeral, el féretro tiene dos guardias de gala a cada lado.

Comentarios