Activado el Plan de acciones preventivas contra los efectos del exceso de temperaturas

Termómetro, temperatura, calor 37 grados

A partir de este lunes 1 de junio y hasta el próximo 30 de septiembre, el Departamento de Salud y Consumo mantendrá activado el Plan de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, de acuerdo con los protocolos previstos por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

 

El plan se basa en un sistema de alertas que se establece a partir de la información facilitada diariamente por el Instituto Nacional de Meteorología, con arreglo a las predicciones de temperaturas máximas y mínimas para los cinco días siguientes, y comprende medidas de información general a la población, y de coordinación de los servicios sanitarios y sociales.

 

Así, el nivel de alerta 0 (color verde) indica que está previsto que en los cinco días siguientes, ningún día superará el umbral de temperaturas medias habituales; el nivel de alerta 1 (color amarillo) se activa cuando hay una previsión de temperaturas superiores a la media durante 1 a 2 días; el nivel 3 (naranja) cuando el exceso de temperaturas se prolongue de 3 a 4 días, y el nivel 4 (rojo) cuando la persistencia de temperaturas más altas de lo habitual se mantenga durante los 5 días siguientes.

 

El umbral de alerta está determinado por las series históricas de temperaturas máximas y mínimas diarias durante el verano. Estos umbrales serán los de 36 grados centígrados de máxima en Huesca y mínimas de 20.

 

Los grupos de mayor riesgo ante el exceso de calor son los formados por los mayores de 65 años y los menores de 5 (especialmente los bebés), las personas que realizan actividades de mucho esfuerzo físico, las afectadas por patologías previas relacionadas con el corazón o la obesidad y quienes toman determinados medicamentos. Asimismo, las personas en situación de exclusión social, las discapacitadas, los ancianos que viven solos y los dependientes de los cuidados de otras personas.

 

Como consejos generales para los días de mucho calor, se recomienda bajar las persianas y cerrar ventanas en las horas más calurosas, tomar baños de agua fría, la ingestión abundante de agua, llevar ropa ligera, no beber alcohol y no exponerse al sol en las horas punta, además de buscar las zonas de sombra siempre que sea posible. Asimismo, se recuerda prestar especial atención a los ancianos y niños, que son los más susceptibles de sufrir deshidratación, por lo que es importante controlar el agua que beben y no abusar del uso de los ventiladores porque también son un elemento causante de deshidratación.

 

Los calambres, la irritación de la piel, el agotamiento y una temperatura corporal elevada son los primeros síntomas del exceso de calor, que pueden llegar a ser graves si esa temperatura corporal es ya muy elevada, dolor de cabeza, vómitos y pérdida de consciencia. En estos casos se debe solicitar siempre asistencia médica.

Comentarios