Cartas al Director: UGT Aragón confía en el diálogo social para reducir el desempleo

UGT Aragón

En el último mes se registra una leve disminución del paro registrado tanto en Aragón como en España. Pero el futuro incierto de la economía requiere más medidas de política económica y Diálogo Social.

Paro. Evolución mensual

En Aragón el paro registrado ha alcanzado las 81.334 personas, 572 parados menos que en abril. Disminuye un 0,70%, en línea con España (-0,68%). Por sectores, se reduce en industria y construcción, pero sobre todo en agricultura (-13,05%); por el contrario, en servicios aumenta ligeramente (0,3%) y es el colectivo sin empleo anterior el que más aumento registra (6,06%), poniendo de manifiesto las dificultades de encontrar un primer empleo en la actualidad. Por provincias, Zaragoza experimenta un menor descenso (-0,52%) que Huesca (-1,22%) y Teruel (-1,45%). Además, el desempleo se reduce un 3,64% en la mano de obra extranjera, frente al ligero aumento del 0,29% en la española.

Paro. Evolución interanual

Con respecto a mayo de 2008 el paro en Aragón es superior en 40.453 personas, representando la tasa interanual (98,95%) más elevada de todas Comunidades Autónomas (53,81% para España), resaltando la provincia de Zaragoza con un 107,39%, como la de mayor incremento de paro registrado (superada tan sólo por Castellón, 116,61%) con relación a un año antes.

Conclusiones

Los datos en Aragón reflejan uno de los peores momentos económicos de la Comunidad desde que se iniciara la crisis. En cualquier caso, es positivo que se reduzca el paro en sectores que han sido relevantes, como la construcción, y en la mano de obra extranjera, a la vez que los servicios no se resientan fuertemente en términos de destrucción de empleo. Así, las diversas medidas establecidas para el estímulo de la economía estarían dando frutos, al menos conteniendo una mayor pérdida de empleos. En cualquier caso, el futuro es incierto: las previsiones de salida de la crisis apuntan a que todavía queda bastante tiempo para ello; hay que avanzar en el cambio del modelo productivo y esto es una tarea de largo plazo; la actividad industrial, fundamental en la economía aragonesa, no está a pleno rendimiento; y, además, se ciernen riesgos sobre el sector del automóvil. Por tanto, se requiere desarrollar una adecuada combinación de inversiones públicas en factores de crecimiento a largo plazo (educación, I+D+i) y de protección social para aliviar los efectos sobre las capas más afectadas por la crisis. La entidades financieras también se han de asumir un papel más relevante y el Diálogo social debe seguir siendo clave para aumentar la actividad económica y empezar a generar empleo, sobre bases distintas a las tradicionales.

Comentarios