Aragón concentra casi el 3% de las compras financiadas de coches usados

Aragón concentró el 2,7% de las ventas de vehículos usados efectuadas mediante crédito durante el pasado año en España, situándola como la séptima comunidad que más recurre a fuentes de financiación externa para la compra de un VO, según se desprende de "El Libro Blanco del Vehículo de Ocasión" presentado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) con motivo de la XIII edición del Salón del VO.

Asimismo, este informe realizado entre cerca de 900 compradores y potenciales compradores de vehículos usados españoles y extranjeros revela que las ventas de automóviles de segunda mano, realizadas al contado en Aragón el pasado año, representaron el 1,8% del total de España.

El estudio de Ganvam muestra que, a pesar de la crisis, la falta de financiación no es el principal escollo para la compra de un usado, ya que la forma de pago más habitual para seis de cada diez españoles es al contado (62,5%) con dinero procedente de ahorros, frente a un cuatro de cada diez que opta por la financiación, principalmente a través de su banco habitual (72,4%).

Según el libro blanco, en el último año, las compras al contado de VO aumentaron un 6,7% en nuestro país, mientras que las financiadas cayeron en un 5,5%. El comportamiento por comunidades autónomas no presenta grandes diferencias, aunque se detecta una ligera mayor propensión a la financiación en Andalucía, Asturias y Madrid, mientras que en Navarra, Extremadura y La Rioja existe una mayor tendencia a pagar al contado.

No obstante, el informe pone de manifiesto que el modo de financiación varía completamente en función de cinco factores como son la edad y sexo del comprador, la antigüedad del vehículo, la clase de carburante y el tipo de vendedor. Así, el “retrato robot” del comprador que financia su coche se corresponde con  mujeres jóvenes, principalmente inmigrantes, que desean adquirir un vehículo de corta edad con motorización diesel a un vendedor profesional.

Por otro lado, el Libro del VO de Ganvam pone de manifiesto que  el 55% de los compradores del mercado de vehículos de ocasión suelen ser “reincidentes”, aunque curiosamente las tres cuartas partes asegura no repetir con el mismo vendedor por “razones prácticas” de cercanía o “caprichosas” (probar otros) que pocas veces tienen que ver con la insatisfacción del servicio prestado.

Los compradores habituales del mercado del vehículo de ocasión argumentan como causas principales para no repetir con el mismo vendedor el hecho de comprar a un conocido (14,4%) o, sencillamente, no tener el  modelo buscado (13,8%) o querer probar otros diferentes. La lejanía del lugar de compra también es aducido como motivo por uno de cada diez encuestados.

El informe muestra que el vendedor profesional goza entre los encuestados de mejor imagen que el vendedor particular e inspira mayor confianza debido al buen trato dispensado durante la compra y a las condiciones comerciales ofrecidas (precio, coberturas, garantía, etc.) que, según el estudio, mejoran ampliamente a las del particular que desea revender su vehículo usado.

El Libro del VO muestra que los usuarios del mercado de ocasión tienen una idea muy clara del vehículo que desean adquirir, lo que explica que casi siete de cada diez acaben comprando el coche que tenían en mente desde un principio, evitando “liarse” recurriendo a fuentes de información externa.

Según el estudio, el comprador de vehículos usados no está “excesivamente informado” ya que la mitad de los compradores no realiza ninguna búsqueda antes de adquirir su vehículo y aquéllos que lo hacen se decantan mayoritariamente por Internet (63%). Otras fuentes recurrentes son los centros especializados (17,2%), así como las revistas de motor (27%) y las consultas de amigos (22%). Los anuncios clasificados, todo un “clásico” hace años, apenas representan ahora un 6,2% de las consultas de los potenciales compradores de VO.

Con toda esta información, más de la mitad de los encuestados asegura tomar la decisión de compra por sí solo. A pesar de esta dosis de individualismo, la pareja sigue ejerciendo cierto peso en la decisión de compra, hasta el punto de que un 29% de los encuestados asegura hacerlo de común acuerdo y un 13% argumenta que es “el otro” el que finalmente inclina la balanza a favor de un modelo u otro.

Comentarios