El futuro de Harinas Porta depende de Nutrigal

harinera Porta , abril 08

Harinas Porta, a raíz de la explosión en abril de 2005, tuvo que establecer una relación empresarial con el grupo cooperativo Arento. Nacía entonces Nutrigal, entidad que, según José Porta Monedero (máximo representante de Harinas Porta), tiene mucho futuro pero que condiciona la toma de decisiones sobre la harinera oscense.

La idea fundamental es mantener al máximo la actividad de la empresa, incluso en tiempos de crisis como los actuales. José Porta apunta que "los planes de Harinas Porta se encuadran en el contexto de una empresa superior: Nutrigal".

El Plan Especial de las Harineras, aprobado definitivamente por el Ayuntamiento de Huesca, obliga al cierre de las industrias antes del 27 de marzo de 2011.

José Porta incide en que el siniestro de 2005 obligó a reorientar el futuro de Harinas Porta, no tanto por las pérdidas materiales y la necesidad de reparar las instalaciones sino por la pérdida del capital humano. Ello obligó a esta empresa a unirse a Arento, con la creación de Nutrigal.

Son dos las harineras que tienen su industria en la capital oscense: Harinas Porta y Harinera Villamayor. Ambas trabajan desde hace décadas en una ciudad que ha ido creciendo desde el punto de vista urbanístico y que ha visto cómo estas industrias se han ido quedando en el centro urbano. Tras años de muchas negociaciones, el Ayuntamiento de Huesca aprobaba definitivamente el Plan Especial de las Harineras.

Mientras no se conoce el futuro de Harinas Porta y su vinculación con Huesca, Harinera Villamayor ha estado trabajando en los últimos meses en su traslado a las instalaciones ampliadas en Plasencia del Monte, en las proximidades de Esquedas (término municipal de La Sotonera). Se trata de una importante apuesta empresarial por el territorio de la Hoya de Huesca y desde el Ayuntamiento de La Sotonera se afronta como puntal para el desarrollo de un polígono agroalimentario.

Comentarios