Periodistas alemanes interesados en el Santo Grial visitan Huesca

El presidente del Área de Desarrollo y Turismo del Ayuntamiento de Huesca, Fernando Lafuente, ha llevado a cabo el recibimiento y acompañamiento a un grupo de periodistas alemanes que están siguiendo la ruta del Santo Grial por Aragón. En Huesca han visitado San Pedro el Viejo y la Catedral, y han recibido información de los atractivos de la ciudad, así como información sobre las referencias históricas del Santo Grial en la capital oscense. Esta visita ha sido una de las etapas que continúa con el viaje a los municipios de Jaca, San Adrián de Sasabe, Siresa y San Juan de la Peña.

En palabras de Fernando Lafuente “La tradición y devoción al Santo Grial siempre ha estado presente en Aragón y diversos acontecimientos mediáticos han puesto de actualidad esta historia y hay que aprovechar para que la ruta del santo grial sea otro de los atractivos a explotar en la ciudad y provincia de Huesca”.

Según la tradición, el Santo Grial estuvo custodiado durante casi once siglos en la provincia de Huesca, adónde llegó procedente de Roma debido a la mediación de San Lorenzo. El diácono oscense, Lorenzo, residente en Roma, ante el peligro que acechaba a los cristianos por la a persecución llevada a cabo por el emperador Valeriano, decidió enviar el Santo Grial a su tierra natal, y ahí, en la ciudad de Huesca, se conservó desde mediados del siglo III hasta el año 713. En ese momento, la invasión musulmana estaba llegando a su máxima expansión en España, por lo que el Obispo oscense de la época se refugió en las montañas pirenaicas, llevándose consigo distintas reliquias, entre ellas el Grial. Es muy probable que el Santo Cáliz se guardara también algún tiempo en el Monasterio de S. Pedro de SIRESA, el Santo Cáliz también estuvo (en poder del obispo siempre) en el Monasterio de Santa María de SASABE, en el sitio donde hoy está la ermita de S. Adrián, posteriormente paso a la catedral de Jaca y finalmente la reliquia llegó al Monasterio de San Juan de la Peña, donde permaneció hasta finales del siglo XIV, siendo reverenciado durante todo ese tiempo por los reyes aragoneses y todo el pueblo en general. En 1399 a instancias del rey Don Martín de Aragón, se llevo a Zaragoza y del real palacio de la Aljafería lo traslado Don Martín a su Capilla del de Barcelona.

Don Alfonso V de Aragón hizo llevar a su palacio de VALENCIA gran cantidad de reliquias, Don Juan II, rey de Navarra entonces y Gobernador de Aragón y Valencia, lo entregó definitivamente en 18 de Marzo de 1437 a la Catedral valenciana, donde se venera hasta el día de hoy.

 

Comentarios