El conflicto por el arte llega al Supremo

Bienes Lérida

El litigio por la propiedad de las obras de arte que reclama Aragón ya se encuentra en el Tribunal Supremo. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha admitido el recurso de casación interpuesto por el abogado Jorge Español contra la decisión de no reconocerle como “parte legítima” para impugnar la resolución Mieras de 5 de abril de 2007. El tema pasa al Tribunal Supremo, en Madrid, por primera vez en la historia del litigio, dos años más tarde de la iniciativa adoptada por le letrado.

El pasado 22 de marzo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña desestimó el recurso de súplica interpuesto contra el auto de 13 de marzo de 2009 al considerar que Español carecía de “legitimación activa” para recurrir la resolución Mieras. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña consideró que no había argumentos para revisar los razonamientos expuestos y justificó la decisión para evitar “inútiles repeticiones.

Con la admisión de este recurso, el litigio por el arte se encuentra en cuatro sedes judiciales españolas: un juzgado de Lérida, otro de Barbastro, el Tribunal Supremo de Justicia de Cataluña y el Tribunal Supremo.

Por su parte, el juez de Primera Instancia e Instrucción de Barbastro, con fecha 28 de mayo, se declaraba competente para recibir el “exequator” (procedimiento judicial que homologa una sentencia extranjera y permite su cumplimiento) solicitado por el Obispado de Barbastro – Monzón y admitía a trámite la denuncia del mismo en la que lo solicitaba. Además, a través de la Audiencia Provincial, requería que el Obispado de Lérida se persone en el Juzgado de Barbastro en un plazo de 30 días hábiles desde esa fecha.

En el momento en que el obispado catalán acuda al juzgado barbastrense, y durante 9 días, el magistrado oirá a todas las partes y al representante del Ministerio fiscal, tras lo que otorgará o denegará el “exequator”.

El Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón presentaron en el juzgado de Primera Instancia de Barbastro la solicitud para la ejecución inmediata de la sentencia de las 112 obras de arte propiedad de Barbastro-Monzón, en virtud de los acuerdos Iglesia-Estado, ya que se estaba llevando a cabo una “resistencia del Consorcio del Museo de Lérida y de otras instituciones y personas que no permiten ese legítimo reintegro”.

En este requerimiento, se solicita una respuesta, vía notarial, “en la que se manifiesta si, como depositario de los referidos bienes, está en condiciones de entregarlos a su legítimo propietario y, de no ser así, explique las causas que imposibilitan la devolución, concretando cuáles son y las personas o instituciones a las que la resistencia al reintegro inmediato de los bienes resulta imputable”.

Comentarios