Zaidín y Capella contarán con plantas para el tratamiento de purín

El consejo de Gobierno de la DGA ha aprobado la firma de dos convenios para la construcción y gestión de sendas explotaciones de purines en los municipios de Zaidín y Capella. El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón suscribirá estos convenios con cada uno de los municipios para la ejecución de las dos plantas, que serán financiadas por el Instituto Aragonés del Agua (IAA), con un importe total de casi 11 millones de euros, a través del Plan Nacional de Calidad de las Aguas del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

 

En las localidades oscenses de Zaidín y Capella se construirán plantas para el tratamiento de purín, con una inversión prevista de 7.013.951 euros en el caso de Zaidín, y 3.664.000 euros en Capella, en ambos casos distribuidos en gastos plurianuales hasta 2011.

 

Merced a estos acuerdos, el departamento de Medio Ambiente, a través del IAA, asumirá la redacción de los proyectos constructivos, dirección de obras, apoyo técnico en la ejecución y redacción de los pliegos de cláusulas administrativas y prescripciones técnicas correspondientes. Por su parte, los ayuntamientos se comprometen a aportar los terrenos en los que se ubicarán las plantas y se encargarán de la constitución de un Centro Gestor de Estiércoles, y del logro de un compromiso para suministrar a las plantas la cantidad de purín mínimo que garantice la sostenibilidad de la misma.

 

Reducción de gases de efecto invernadero

 

Se estima que gracias a la puesta en marcha de la planta de Zaidín, con una capacidad de tratamiento de 180.000 metros cúbicos de purín al año, se reducirán unas 137.340  toneladas equivalentes de emisiones de CO2 anuales; y con la de Capella, (60.000 metros cúbicos de purín al año), la reducción será de unas 45.780 toneladas equivalentes de CO2.

La puesta en marcha de estas instalaciones, así como del proyecto europeo para la gestión sostenible de purines LIFE ES-WAMAR, que desarrolla experiencias pioneras en tres zonas de Aragón, se enmarca en el crecimiento que ha experimentado la cría intensiva del ganado porcino en la Comunidad, caracterizada además por su concentración territorial. Debido a los problemas medioambientales que se originan por la producción de grandes volúmenes de estiércoles y purines y su gran potencial de contaminación sobre los recursos hídricos y suelos, así como las emisiones a la atmósfera de grandes cantidades de amoniaco y malos olores, han llevado a tomar medidas para reducir su volumen y a ejecutar infraestructuras específicas para su almacenamiento y tratamiento.

Comentarios