Cartas al Director: CCOO defiende sostener el poder adquisitivo de los trabajadores para estimular el consumo

Comisiones Obreras de Aragón

Según los registros del INE los precios no subieron durante el mes de mayo ni en España ni en Aragón, lo que deja la inflación interanual en un indicador negativo del -0,9% en ambos casos. Se trata del tercer registro negativo interanual consecutivo de la historia del IPC desde que comenzó a elaborarse en 1962. Para CCOO, el origen de esta fuerte caída en los precios en el último año se debe al comportamiento del transporte (-8,8%), vestido y calzado (-1,1%), alimentos y bebidas no alcohólicas (-1,6%) y comunicaciones (-0,7%). Además, indican que el importante descenso en el precio de los carburantes y combustibles (-17,5% en los últimos doce meses) ha tenido una gran incidencia en el comportamiento de algunos de los grupos mencionados.

El descenso de precios, sin embargo, no es generalizado a todos los productos y hay algunos grupos que mantienen una tasa anual de crecimiento nada despreciable: enseñanza (5%), bebidas alcohólicas y tabaco (3,3%), otros bienes y servicios (2,6%), hoteles, cafés y restaurantes (2,3%) y menaje (1,8%). Esta dualidad en el comportamiento de los precios explica que la inflación subyacente -sin precios energéticos ni alimentos no elaborados- se sitúe en valores positivos, el 1% en tasa interanual, aunque también se haya reducido en tres décimas sobre el pasado mes de abril (1,3%).

Por todo ello, desde el sindicato apuntan que la reciente recuperación de los precios del crudo hace augurar un repunte del IPC en los próximos meses. “La normalización de los precios puede producirse antes de lo esperado, incluso en el mes de julio o agosto, lo que evidencia nuestra dependencia de los precios energéticos, que no controlamos”, indican.

“El fuerte incremento del paro, la contracción del consumo y su consecuente impacto en los precios no hace otra cosa que poner de manifiesto el carácter estructural de una crisis económica que se traduce en la actual recesión”, señalan desde CCOO Aragón. Ante este escenario denuncian que “muchos empresarios muestran con toda crudeza su intención de aprovechar estas circunstancias para realizar reajustes de plantilla, despidos encubiertos con la finalización de contratos temporales y rescisiones unilaterales de contrato”.

“Observamos con indignación cómo los mismos empresarios que en plena época de bonanza se negaban a introducir cláusulas de revisión salarial en base a la tasa de inflación anual, actualmente defienden su aplicación, puesto que ésta registra niveles por debajo del objetivo de inflación del Gobierno del 2%. Ahora, estos mismos empresarios han comenzado a desconocer ese parámetro de actualización básica del 2%, que nunca antes cuestionaron”, lamentan en uno de los puntos que ha bloqueado el diálogo social.

CCOO Aragón considera prioritario el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios en general y la mejora real de los salarios que ya han sufrido pérdidas netas de poder adquisitivo. En este sentido, destacan que la crisis pone de manifiesto la debilidad de los salarios en los sectores económicos que basan su competitividad en una “inaceptable” precariedad laboral que afecta fundamentalmente a jóvenes, inmigrantes y mujeres.

“Son estos colectivos los que deben ser objeto de inmediatas medidas que contribuyan a incrementar su capacidad de compra, así como a asegurar y mejorar la protección social de todos los parados y en particular que atienda a aquellos que han agotado sus prestaciones. Este es uno de los principales retos de la hora actual: evitar que numerosos trabajadores y trabajadoras caigan en la exclusión social al carecer de ingresos, objetivo que podría alcanzarse con la implantación de una renta o ingreso mínimo de ciudadanía”, concluye la central.

Comentarios