El Premio Ciudad de Huesca del Festival de Cine en "Miradas al séptimo arte"

Basilio Martín Patino, el director de obras imprescindibles del cine español como “Canciones para después de una guerra” o “Cartas a Berta”, cierra la tercera edición de “Miradas al séptimo arte” el programa formativo sobre cine del Campus de Huesca y el Festival de Cine de la ciudad. El director salmantino participará este sábado, 13 de junio, en un coloquio abierto que dirigirá el profesor del Campus de Huesca, Roberto Sánchez, y en el que podrá participar el público asistente.

Patino hablará de su obra (y a través de ella de la evolución del cine español): desde los premios a Cartas a Berta en 1966, a un cine silenciado o literalmente clandestino en los siguientes años del franquismo, sin olvidar su experimentación actual con las nuevas tecnologías, o los numerosos reconocimientos, premios y retrospectivas que han tenido lugar en universidades o en festivales de cine como Cannes, Bergamo, Troia o Valladolid, y que tienen, de momento, su último eslabón en el de Huesca que le ha concedido el Premio “Ciudad de Huesca” 2009 de documentales. El acto tendrá se desarrollará en la DPH a las 12:00 horas.

El director Basilio Martín Patino (Premio “Ciudad de Huesca” 2009 de documentales, del Festival de Cine de Huesca) nació en Lumbrales (Salamanca) en 1930. Tras estudiar Filosofía y Letras, se trasladó a Madrid para estudiar en la Escuela Oficial de Cine. Destacan títulos de su filmografía como Canciones para después de una Guerra (1971) o Nueve Cartas a Berta (1966), premiado en el Festival de San Sebastián, en Buenos Aires y La Habana, obras imprescindibles ambas del cine español contemporáneo.

La rebeldía de Martín Patino contra la censura marca una de sus grandes etapas como director. Canciones para después de una guerra -realizada en 1971 pero que no pudo estrenarse hasta 1976-, o Queridísimos Verdugos (1973) y Caudillo (1974) –creadas en la clandestinidad- son testimonios de una España convulsa. Su obra ha obtenido, sin embargo, una gran proyección en certámenes de prestigio internacional. Sus dos largometrajes Del Amor y otras Soledades (1968) y Los Paraísos Perdidos (1985) participaron en la Sección Oficial de la Mostra de Venecia. Además, con La Seducción del Caos (1991), se hizo con la FIPA de Oro a la Mejor Película para Televisión en el Festival de Cannes.

Madrid (1987), una reflexión cinematográfica sobre la realidad socio-política española, fue galardonada con el Gran Premio Internacional de Cine de Autor de Bérgamo y el Gran Premio del Festival Internacional de Troia-. Tras el estreno de su último largometraje, Octavia (2002) -que obtuvo el Premio a la Mejor Película en el Tiburon International Film Festival-, la Semana Internacional de Cine de Valladolid le dedicó una retrospectiva y le concedió la Espiga de Oro por toda su obra. Posteriormente, ha sido nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca y Medalla de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

Martín Patino sigue en activo experimentando con las nuevas tecnologías mientras no cesan las retrospectivas y reconocimientos a su trayectoria. En 2008 realizó Espejos en la niebla (Un ensayo audiovisual), para una exposición en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Comentarios