Este sábado en Fraga homenaje al Tenor Francisco Menen

Las Delegaciones de Cultura e Instituto Musical del Ayuntamiento de Fraga y la Asociación Amigos de la Música, de Zaragoza, han organizado para este sábado, 20 de junio, un acto de homenaje al tenor fragatino Francisco Menén. Nació en Fraga en el año 1904 y alcanzó fama mundial como tenor lírico, en la primera mitad del siglo XX. Actuó en los mejores teatros de todo el mundo y gozó de gran prestigio, sobre todo en América, con grandes actuaciones en Argentina, Venezuela, Estados Unidos, Puerto Rico y en Cuba, dónde fue contratado por el gran maestro Ernesto Lecuona.

La jornada de homenaje incluirá, entre otros actos, el descubrimiento de una placa en la casa natal del tenor, en la calle Santa Ana, a la una de la tarde. Ya por la tarde, se inaugurará una exposición dedicada al tenor, en la Sala d'Art del Segonyer y acto seguido en el Castell de Fraga, Mari Zapater, una de las grandes conocedoras de la figura de Menén y que lleva años intentanto recuperar su figura, ofrecerá una charla sobre el tenor fragatino. La jornada concluirá con un concierto lírico, a cargo de cantantes de la Asociación de Amigos de la Música de Zaragoza y de la Coral de Fraga.

La iniciativa ha surgido de la asociación zaragozana, de la que forma parte el fragatino Domingo Aguilar. Su presidente, Miguel Ángel Santaolaria, aseguraba , según la web municipal, que el objetivo del acto ?es rescatar del olvido a esta gran figura de la lírica aragonesa. Fue un gran tenor lírico y aunque no queda ninguna grabación, debía tener una gran voz dado el repertorio que cantaba, con piezas como la Boheme, Rigoletto, El Trovador o Tosca.

La biografía de Menen tiene grandes paralelismos con el gran referente del canto en Aragón, Miguel Fleta, natural de Albalate de Cinca, población situada a unos treinta kilómetros de Fraga. Se llevaban apenas siete años de edad y ambos se iniciaron en el canto de la jota. De hecho, en su primera prueba en el Conservatorio del Liceo, los dos cantaron la misma jota de los Tenorios.

Comentarios