Un centenar de expertos analizan cómo mejorar los procesos para predecir terremotos

Un centenar de investigadores de España y China estudiarán en Zaragoza cómo mejorar los procesos para predecir los movimientos sísmicos y reducir así las consecuencias de los terremotos. Este será uno de los temas principales de la primera reunión entre ambos países en el campo de la Geofísica, tanto en lo que se refiere a la parte fluida de la Tierra como a su parte sólida, y que se desarrolla esta semana en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

Los participantes abordarán además otras cuestiones que van desde la predicción del clima, circulación oceánica, sistemas de referencia y localización, geomagnetismo, modelado de estructuras terrestres, tomografía sísmica, relocalización de terremotos, fuente sísmica, detección y discriminación de eventos sísmicos, peligrosidad símica hasta la reducción de riesgos naturales.

Las actividades previstas se presentan en el marco de promoción y divulgación del Año Internacional del Planeta Tierra (2008-2009), aprobado como tal por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por otro lado, la investigación en Geofísica en China es más intensa que en otros países europeos, debido sobre todo al alto índice de actividad sísmica que registra habitualmente. De hecho, hace poco más de un año, el 12 de mayo del 2008, tuvo lugar en la región de Sichuan, un terremoto con una intensidad de 7,9 en la escala de Richter, y considerado la peor catástrofe natural de la historia china. El terremoto provocó 70.000 muertos, 18.000 desaparecidos y cinco millones de personas sin casa.

No obstante, José Badal, coordinador del congreso, destaca que China se encuentra en una fase de extraordinario desarrollo científico en distintas áreas de conocimiento y de irreversible apertura al mundo occidental. Actualmente, los medios materiales y de financiación que el gobierno chino está destinando a la investigación científica y poniendo al alcance de sus investigadores son cuantiosos y ello propicia un extraordinario momento para el acercamiento y la comunicación entre estudiosos de acreditada solvencia y jóvenes investigadores con ideas y ambiciones.

En este sentido, este encuentro científico permitirá a directores de proyectos y jóvenes investigadores de uno y otro país discutir posibles proyectos y tareas, y aunar esfuerzos para la consecución de objetivos de interés científico y social y, en definitiva, de trabar lazos de colaboración de provecho y duraderos.

Comentarios