Campo acogió la tercera prueba de la Copa de España de estilo libre de aguas bravas

Este fin de semana se ha disputado la tercera prueba de la Copa de España de estilo libre en la ola de la localidad altoaragonesa de Campo con buen nivel de agua tanto el sábado como el domingo y un número de inscritos algo inferior al de Murillo de Gállego. La Comarca y el Ayuntamiento de Campo se han esforzado al máximo para mejorar la ola pero lo cierto es que los inconvenientes administrativos impiden su remodelación y hacer de Campo y del río Ésera un referente nacional para esta modalidad de piragüismo.

La ola actual es muy rápida y con poco espacio para realizar maniobras, de forma que las figuras más espectaculares no se han podido realizar. Es más bien una ola técnica que lanza afuera al palista en cualquier descuido. Hay que acabar la figura totalmente dentro por eso tiene más mérito lo que se ha visto.

Los palistas del club Caiac Baix Cinca han hecho un buen papel: Javier Infantes, en categoría senior, pasó el primer corte de preliminares y entró en la semifinal mientras que Luis Soldevilla consiguió la plata en una apurada final gracias a un 360 conseguido dentro de la ola. Julia Cuchí participó con su pequeño kayak de rodeo en el apartado de promoción de esta modalidad para categoría infantil, consiguiendo un trofeo de reconocimiento.

Este pasado fin de semana también se ha celebrado en Sort la primera prueba de la Copa de España de Estilo Libre (rodeo). Caiac Baix Cinca ha participado en categoría veteranos en la que Luis Soldevilla ha conseguido la plata y en categoría senior donde Javi Infantes ha quedado en 9ª posición.  La competición ha estado marcada por la falta de una ola en buenas condiciones debido a la falta de agua en los ríos de montaña. Prácticamente todas las cabeceras de los ríos están con nieve y la fusión todavía no ha empezado de modo que los caudales son escasos. Las semifinales se hicieron en una ola muy pequeña, nada retentiva y las finales en un rulete con una entrada malísima y un rulo enganchón justo detrás.

Se espera que las próximas citas en la ola de Campo y en la ola de Murillo de Gállego) haya más caudal y el espectáculo esté a la altura de una Copa de España. La falta de puntos en ríos con olas retentivas adecuadas para el rodeo y que funcionen todo el año obligan a los palistas de esta especialidad tan espectacular a desplazarse cientos de kilómetros para poder practicar y competir. De hecho la ola de Millau, en Francia, a casi 900 km de aquí es uno de los lugares de peregrinación de los rodeistas españoles.

Según los expertos, con un poco de voluntad por parte de las instituciones y con poquísima inversión podría construirse en el Bajo Cinca más de una ola de rodeo que haría las delicias no sólo de los mejores especialistas del estilo libre español sino también de los deportistas locales que podrían disfrutar viendo las piruetas, casi imposibles, que realizan los piragüistas.

Comentarios