Barbastro celebra la festividad de San Josemaría

Este viernes se conmemora en la diócesis de Barbastro-Monzón la festividad de San Josemaría Escrivá con la celebración, a las ocho de la tarde en la Iglesia de San Josemaría, parroquia de San José, de la Santa Misa presidida por Javier Pérez, Vicario Episcopal de Zaragoza, y en la que actuará la Coral Barbastrense. Previamente, a las 19.00 horas, el Salón de Actos de la Parroquia acogerá la proyección de una película sobre la vida del santo barbastrense.

Josemaría Escrivá de Balaguer nació en Barbastro el 9 de enero de 1902 y falleció en Roma el 26 de junio de 1975. Sus padres se llamaban José y Dolores. Tuvo cinco hermanos: Carmen (1899-1957), Santiago (1919-1994) y otras tres hermanas menores que él, que murieron cuando eran niñas. El matrimonio Escrivá dio a sus hijos una profunda educación cristiana. Josemaría Escrivá fue el fundador del Opus Dei.

El 17 de mayo de 1992, Juan Pablo II beatificaba a Josemaría Escrivá de Balaguer y lo proclamaba Santo diez años después, el 6 de octubre de 2002, en la plaza de San Pedro, en Roma ante más de trescientos mil fieles. La canonización del Santo coincidió con el centenario de su nacimiento. La delegación española estuvo presidida por los entonces ministros de exteriores, justicia, obispo de Barbastro-Monzón y Consejero de Cultura del Gobierno de Aragón, Ana Palacio, José Mª Michavila, Juan José Omella, Javier Callizo, y el actual alcalde de Barbastro y presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, además de otras autoridades españolas, aragonesas y barbastrenses. Manuel Gómez Padrós, alcalde de la ciudad de Barbastro en el momento de la entrega de la medalla de oro en 1975, explicaba que desde el ayuntamiento se decidió entregarle esta distinción puesto que su preocupación por Barbastro era importante.

La vinculación del Santo con Barbastro fue intensa a lo largo de su vida, con abundantes y mutuas manifestaciones de afecto. En 1947 el ayuntamiento le nombró hijo predilecto, en 1971 le dedicó la Avda, principal de la ciudad, y el día 25 de mayo de 1975 le impuso la medalla de oro de la ciudad en un acto celebrado en el salón de plenos. Fue su ultima visita a Aragón y pudo ver terminado el Santuario de Torreciudad. Josemaría Escrivá agradeció sinceramente la distinción de la ciudad de Barbastro.

El Obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, ha destacado la festividad, al mismo tiempo que ha señalado que “celebrar la festividad de un Santo es un gozo muy grande”.

Comentarios