El Atlético de Monzón se queda vacío de poder

El Atlético de Monzón ha pasado en pocas semanas de la gloria de ser campeón de liga de la Tercera División aragonesa por primera vez en la historia del club y el sueño de luchar por ascender a la Segunda B por tercer año consecutivo, a la incertidumbre de cara al futuro creada por la decisión de la junta directiva de dimitir. Y es que Antonio Mendoza ha sido claro en la asamblea celebrada este jueves 25 de Junio afirmando que la decisión es definitiva: “Me voy. Ya no doy más de si”.

La continuidad del hasta el momento presidente del Monzón, era el tema central de la asamblea que congregaba a medio centenar de socios y aficionados, quienes todavía tenían esperanzas a pesar de que las palabras de Mendoza tras la eliminación del Monzón de la fase de ascenso a la Segunda B hace dos semanas frente al Binissalem mallorquín, cuando afirmaba que se marcha tras 6 años como máximo mandatario del club mediocinqueño.

A lo largo de las dos horas de reunión, los socios han insistido en la continuidad de la junta directiva encabezada por Mendoza junto a los dos vicepresidentes, José Luis Fumanal y Julián Alaman, sin obtener la respuesta deseada ya que la junta dimite al completo.

Mendoza se comprometía al difícil reto de mantener el bloque de la plantilla de cara a la próxima temporada, eso sí, bajando el presupuesto de nóminas en torno al 40%. Precisamente este es el aspecto que más le duele al Presidente a la hora de dejar el cargo “la gran calidad deportiva y sobre todo humana que hay en el vestuario”.

A la espera de ver lo que sucede con los jugadores, se puede confirmar que no continuarán el técnico Miguel Rubio, el preparador físico Sergio Villacampa, ni los jugadores Pau, Adriá, Gastón, Tito y Pueyo, quien cuelga las botas.

El resto está recibiendo y estudiando ofertas.

Además, la directiva analizó con un sobresaliente la campaña deportiva, donde el primer equipo ha sido campeón de liga, el juvenil subcampeón copero y los infantiles continúan luchando por el ascenso a división de honor.

También se presentaron las cuentas con un déficit de 12.000 euros que incluyen la falta de pago de una mensualidad a los jugadores y se abordaron hipotéticas cuestiones de cara a la temporada que viene con un futuro no muy halagüeño para el club y su filial el Binaced, si no se resuelve la falta de poder.

Comentarios