Rodri afronta una nueva etapa en la SD Huesca

José Manuel Rodríguez “Rodri” ha dejado el fútbol profesional y a partir de ahora realizará otras funciones en el club, entre las que destaca su incorporación al cuadro técnico y labores de marketing, diseño y publicidad, acciones que ya ha llevado a cabo en estos años. Desde que se incorporó al nuevo proyecto deportivo de la SD Huesca, de la mano de Petón y Agustín Lasaosa, ha sido posiblemente una de las piezas claves y fundamentales.

Para él, esta última temporada ha sido muy especial, aunque sus recuerdos se remontan más atrás al partido de Benidorm en el que el Huesca consiguió dar un paso importante para disputar el playoff de ascenso: “El partido imborrable en el que yo he tenido un cúmulo de emociones indescriptibles ha sido el de Benidorm. Por todo, era el primer año, alcanzamos un play-off por primera vez, con una remontada en diez minutos, la expulsión y la salida de Jorge y ese penalti que paró y la prolongación hasta el minuto 117. Yo personalmente, las sensaciones que tuve ese día no las he vuelto a tener ni con el ascenso, ni con los derbis, ni con ningún otro partido”.

Sus últimos minutos esta campaña fueron en Vigo por lo que el recuerdo de ese partido siempre estará allí: “Para mí va a quedar también el hecho de que en Vigo fueron los últimos minutos que disputé con la camiseta del Huesca, en un campo histórico y ante un rival increíble, cuando se comentaba que no conseguíamos victorias fuera de casa, jugando de titular y además por todo lo que rodeó ese viaje, muchas circunstancias”.

Rodri coincide en señalar en que hay que valorar y mucho lo que ha hecho el Huesca este año: “Pese a que ese mes, mes y medio, nos atascamos en cuanto a resultados, el hecho de no haber sufrido en toda la temporada los rigores de la clasificación y llegar salvados dos jornadas antes del final es un éxito”.

Su presencia fue de menos a más, algo que ya tenía asumido desde el primer día: “Comencé la temporada. Era importante que la comenzaran una serie de futbolistas con más experiencia porque un comienzo bueno siempre es importante y así sucedió. En las siete u ocho primeras jornadas no habíamos perdido y luego llegaron otros compañeros, la aclimatación de Luis Helguera, pieza fundamental, y el equipo modificó la forma de jugar, pero yo seguía teniendo mi aportación para luego volver a ganar en protagonismo y al final decidí que era mejor dejar sitio a otros compañeros”.

Hubo una conversión con Antonio Calderón que fue clave: “Ahora ya se puede hablar porque ha habido muchos comentarios y en Huesca estamos muy dados a ello. Yo no decido, pero llegan las últimas diez jornadas y éramos una plantilla de 24 jugadores, todos muy similares. Era difícil hacer una convocatoria y yo ya sé, prácticamente desde Navidad, que no voy a continuar en el club como futbolista y llega un momento que le planteo mis argumentos que esas diez últimas jornadas si cree conveniente que hay compañeros con 20 años que tienen toda la carrera por delante, la mía ya va finalizar, y ese hecho de que puedan ir en las convocatorias o disputar algunos minutos que los podría beneficiar para su futuro y el mister reflexionó y tomo la decisión que creyó más conveniente”.

Ahora inicia una nueva etapa en la que tiene clara su función: “Un poco el peso del club de manera excepcional lo han llevado Agustín y Raúl en estos años y en la distancia Petón, y yo creo que el hecho de que esté aquí es que se puedan liberar algunas cosas, repartir ese trabajo, además de las cosas que venía haciendo desde que me incorpore aquí. Voy a estar en todos los sitios, pero sin ninguna responsabilidad concreta, como he oído segundo entrenador no voy a ser. Yo voy a estar en un staff técnico ayudando y mi función será ser un nexo entre el cuerpo técnico, los profesionales y los compañeros. Va a venir gente nueva, voy a estar para todo lo que necesiten y luego tengo que hablar con Antonio por si requiere algo más de mí y luego en cuanto al club el tema de imagen de marketing que ya llevaba, puedo llamar futbolistas, recabar informes, la Fundación Alcoraz que también estoy, el IES Pirámide que va a ser importante para el primer equipo y el fútbol base, es un poco de todo que es la filosofía de este club que todo el mundo hace de todo”.

Para Rodri lo importante es colaborar: “El objetivo es ayudar. Ya tienes unos años la experiencia es importante me he movido por muchos sitios por clubes de España y no he ido sólo de paso y conforme se va acabando tu carrera como futbolista vas mirando como te quieres orientar. La experiencia es importante, que hayan confiado en mí desde el principio, que conozca el club, pero a parte de eso tengo bagaje me he preparado. Tengo el título de entrenador de primer nivel, un master en dirección de entidades deportivas, otro en diseño marketing y publicidad y eso es un poco lo que he estado haciendo hasta ahora y voy a seguir haciendo”.

Sin duda que el nombre de Rodri queda ligado a la SD Huesca y especialmente a este proyecto del que es gran ‘culpable’ del éxito conseguido. Ahora su aportación será desde los despachos donde también tiene mucho que decir.

Comentarios