Multitud de artistas y estilos atraen a todo tipo de público al Ribagorza Pop Festival

Con la actuación desenfadada de Cistitis & The Pajer se clausuró, en la madrugada del sábado al domingo, la IV edición de Ribagorza Pop Festival en Graus. Fue un fin de fiesta desenfadado, colofón de un festival lleno de propuestas heterogéneas, capaces de aglutinar a los públicos más diversos, combinando estilos y cotas artísticas de lo más dispares. En la misma noche, la actuación de Coti había reunido a cientos de adolescentes, acompañadas de sus padres, disfrutando de otra de las estrellas de este festival, junto a Raimundo Amador, que actuó el viernes.

Tako fueron los anteriores en subir al escenario. Durante noventa minutos embriagaron a una multitud de seguidores que no dejaban de entonar sus canciones. Nada extraño, con catorce discos a sus espaldas el grupo de Ejea de los Caballeros es la mejor muestra del rock con identidad, que les ha situado entre las bandas históricas, señeras y emblemáticas del r&r nacional.

Menos veteranos pero con una larga trayectoria también son los barceloneses de Love of Lesbian, una de las propuestas más esperadas del Festival. Los acogió el espacio cubierto del Centro Recreativo Gradense. Sus seis discos en el mercado, repartidos a partes iguales en inglés y castellano les han catapultado a los primeros lugares de nuestra escena indie.

A las doce de la noche el recinto se había llenado de adolescentes, muchas de ellas acompañadas de sus padres (es conocida la prohibición de acudir a conciertos a los menores de edad si no van acompañados de algún adulto), para escuchar y ver al argentino Coti. Durante la tarde comentó, además de su afición por el River y el Atlético de Madrid, sus influencias musicales; Charly García, León Gieco, Enanitos Verdes…

Una veintena de temas que recordaron la importancia que el pop y el rock argentino han tenido para la difusión internacional de estos estilos musicales en castellano. Música con identidad propia pero que hizo asociarla a Moris, Tequila, Los Rodríguez, Fito Páez… Un concierto que entusiasmó a los más jóvenes y que mostró a sus acompañantes adultos, los parámetros de por dónde se mueven este tipo de músicas en la actualidad, bastante similares a las de hace dos décadas.

También actuó la veterana banda gradense, Acetileno. Formados en los primeros años de los 80 han sabido desarrollar una propuesta que les idéntica con guiños muy dispares que incluye el hard rock y la música industrial. Temas propios combinados con versiones de Gary Moore, Kraftwerk o Los Ramones.

La jornada se había iniciado a las ocho de la tarde en el Jardín Espacio Pirineos a cargo de Vicente Gabasa. Un músico brillante, de la vieja escuela, curtido en miles de batallas musicales, y previsiblemente personales, que aproximan al rock nacional con identidad, pero también a Bod Dylan, Lou Red o Los Stones. Acompañado de una excelente banda, transmitió y logró contagiar al público su vitalidad y energía a lo largo de una decena de temas.

Un magnífico inicio para una jornada donde estuvieron representados un buen abanico de músicas que reflejan que las mismas pueden convivir en espacios comunes como el que representa el Ribagorza Pop Festival.

Comentarios