En septiembre España tendrá, 4,6 millones de parados, tantos como Francia e Italia juntas

Adecco, líder mundial en la gestión de Recursos Humanos, presenta los resultados del Euroíndice Laboral (EIL) IESE-Adecco, realizado por investigadores del IESE. En esta ocasión se han analizado los datos del primer trimestre y se han realizado previsiones para el tercer trimestre de 2009. El Euroíndice compara la situación de los distintos mercados laborales europeos ponderando cuatro componentes: ocupación, que mide la creación de puestos de trabajo, adaptabilidad del mercado a los cambios de su entorno, apertura a los grupos de trabajadores considerados vulnerables y rendimiento, la relación entre las variaciones del salario real y la productividad. Los siete países que forman la muestra son Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia, que representan más del 75% de la población y del PIB de los 25 miembros comunitarios.

Creación de empleo

El conjunto de siete países estudiados ha presentado una destrucción neta de empleo por primera vez desde septiembre de 1994. En efecto, en marzo se contaban 2.138.000 ocupados menos que un año antes (caída equivalente a un 1,3%). Al mismo tiempo, la cantidad de personas sin empleo ha mostrado un incremento interanual de 3.001.000 personas (un 23,5% más). De ese modo, el número de parados en el grupo de países observados ha ascendido hasta 15.763.000 personas, su mayor número de los últimos cuatro años.

Los distintos países pueden dividirse en tres grupos según la dinámica que han seguido sus respectivos mercados laborales. España, Italia y Reino Unido han imitado el patrón general, con un incremento en el número de parados superior a la destrucción neta de puestos de trabajo debido al grupo de personas que ha comenzado a buscar empleo y no lo ha conseguido.

Por sexto trimestre consecutivo, España ha tenido el peor resultado respecto a la variación del número de personas sin empleo. A lo largo de los últimos doce meses, 6 de cada 10 nuevos parados de la UE eran residentes de España. Con todo, eso significa una mejora relativa, ya que en los dos trimestres previos nuestro país había sido el responsable de la totalidad del aumento del paro en la UE. La cantidad de desocupados en España ha avanzado en 1.837.000 personas (incremento de un 84,5%), llevando el número total de parados a 4.011.000 individuos.

EMPLEO, PARO Y ACTIVIDAD

Tanto Italia como Reino Unido han experimentado una retracción en el grupo de ocupados de casi un 1%. Sin embargo, el colectivo de parados ha aumentado más en el caso británico (un 38% frente a un 12% en Italia), por el mayor incremento de la población económicamente activa. Dicho grupo ha aumentado en Reino Unido hasta alcanzar a 2,2 millones de personas, el mayor registro desde septiembre de 1996.

Alemania y Polonia constituyen un segundo caso, dado que ambos países, a pesar de las dificultades económicas, han registrado una dinámica laboral óptima. En Polonia, ha aumentado el número de personas con ocupación en 174.000 respecto a marzo de 2008 (un 1,1% más), en tanto que en Alemania el incremento ha sido de 47.000 (subida de un 0,1%).

Francia y Portugal están en una tercera situación. Ambos países han disminuido su respectivo número de ocupados. Sin embargo, no todos ellos han pasado a contabilizarse como desocupados porque una parte se ha retirado del mercado de trabajo. Tanto Francia como Portugal han registrado un descenso de la población económicamente activa que ha permitido que el grupo de personas desocupadas se incremente en menor medida que la destrucción de empleos. Aún así, en el país galo el grupo ha experimentado en el primer trimestre un aumento de un 19% al tiempo que en Portugal lo ha hecho en un 16,1%. De hecho, los 496.000 desocupados que residen ahora en Portugal conforman el grupo más numeroso de su historia.

En marzo de 2005, nuestro país albergaba al 10% de los parados europeos. Ahora España exhibe la porción más grande, con algo más de 1 de cada 5 parados de la UE-25. Otra forma de ver el deterioro del mercado laboral español en relación con nuestros vecinos europeos, es comparar qué porcentaje de la población y del total de desempleados europeos tiene cada uno. Por ejemplo, en Alemania vive el 18% de la población en edad de trabajar (conformada por aquellos con 15 años o edad superior) de la UE-25, lo que resulta similar a la proporción de parados de la UE-25 que reside en el país germano (el ya indicado un 17,5%). España es el ejemplo opuesto, pues exhibe el 20,8% del total de parados cuando su población equivale al 10% de la UE-25.

Comentarios