Liberados los dos primeros pollos de quebrantahuesos criados en La Alfranca

Los dos primeros pollos de quebrantahuesos criados en el nuevo Centro de Cría en Cautividad de Quebrantahuesos en Aislamiento Humano (CRIAH) que el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha construido en el complejo de La Alfranca de Pastriz eran liberados este jueves desde la plataforma de aclimatación de Escuaín, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

Este jueves se procedía a la liberación del segundo de estos ejemplares (el primero se liberó el pasado 23 de junio), que se enmarca en los actos de celebración del 90 aniversario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que se conmemora estos días. El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha asistido a esta suelta, en la que también ha estado presente la Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Anabel Lasheras, miembros de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) y alcaldes de la zona.

 

Los pollos liberados son los dos primeros ejemplares de quebrantahuesos criados en cautividad en las nuevas instalaciones del centro de cría que el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón inauguró recientemente en el complejo de La Alfranca de Pastriz. Los pollos liberados fueron rescatados dentro del Plan de conservación de esta especie para el seguimiento de puestas con dificultades para prosperar de manera natural o de puestas dobles. En concreto, el pollo liberado la pasada semana procedía de un huevo de una puesta inviable que fue rescatado en febrero en el prepirineo aragonés, mientras que el liberado hoy se rescató de una puesta doble, para evitar su muerte por el fenómeno conocido como “cainismo”, que provoca la muerte sistemática de los pollos mas pequeños por interacción con el hermano de mayor tamaño.

 

Tras el exitoso proceso de incubación artificial y después del desarrollo de las fases más delicadas de su crecimiento en este centro, a finales de marzo los dos pollos fueron trasladados para su aclimatación al medio natural en la plataforma instalada en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Los cuidados y la estricta vigilancia sobre los ejemplares continuaron allí, complementados desde entonces con el aprendizaje de los animales a través de su contacto directo con la población pirenaica de quebrantahuesos.

 

Durante el periodo de aclimatación, que ha durado prácticamente tres meses, la pieza clave para el aprendizaje comportamental de los pollos ha sido la actividad de ejemplares salvajes en torno al punto de alimentación suplementaria localizado junto a la plataforma, que se ha utilizado como base del proceso de aclimatación.

 

Hito a nivel mundial

 

Estas actuaciones se incluyen en el marco del Plan para la Recuperación del Quebrantahuesos que desarrolla el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón desde 1994 con el objetivo de incrementar el número de ejemplares de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), especie en peligro de extinción de la que Aragón tiene la población más importante de toda Europa.

 

Al amparo de las directrices de este Plan, el servicio de Biodiversidad del Departamento de Medio Ambiente, en colaboración con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), inició en 2008 un programa innovador para el manejo de la población de quebrantahuesos del Pirineo basado en la cría en cautividad de ejemplares procedentes de puestas no viables en el medio natural, liberándolos posteriormente desde esta plataforma de aclimatación tras un proceso de crianza y aprendizaje en aislamiento humano. Este programa pretende mejorar el conocimiento de la biología reproductora del quebrantahuesos en los Pirineos y poner a punto técnicas que permitan mejorar las tasas de productividad de la especie, tratando de reducir con ello el riesgo de extinción.

 

Este programa se reforzó con la inauguración el pasado mes de marzo del CRIAH, Centro de Cría de Quebrantahuesos en Aislamiento Humano, ubicado en La Alfranca de Pastriz. Se trata de una instalación que nació como centro de referencia a nivel mundial en la aplicación de nuevas técnicas ex situ para la recuperación del quebrantahuesos, en la que los pollos son alimentados mediante señuelos articulados que recrean la forma de un adulto evitando con ello que los jóvenes quebrantahuesos detecten la presencia humana y puedan llegar a habituarse a ella. Con 500 metros cuadrados, esta instalación, gestionada merced a un convenio con la FCQ, cuenta con salas de incubación y nacimientos dotadas con alta tecnología para la eclosión de los huevos y el cuidado intensivo de los pollos en sus primeros 20 días de vida, y de un voladero con nidos artificiales.

 

El seguimiento exhaustivo de ejemplares de quebrantahuesos en el medio natural, el control de los factores de riesgo para la especie a través de la acción directa o indirectamente a través de informes de condicionado ambiental, los rescates en puestas inviables o la creación de puntos de alimentación suplementaria son otras actuaciones básicas incluidas en el Plan para la Conservación del Quebrantahuesos. El desarrollo de este Plan ha permitido duplicar prácticamente el número de unidades reproductoras desde que se puso en marcha en 1994, por lo que puede considerarse un hito entre los programas de conservación de especies amenazadas a nivel mundial.

Comentarios