El PP ha elaborado su ‘fichero de reivindicaciones vecinales” en Huesca

El grupo ‘popular’ en el Ayuntamiento de Huesca está ultimando los detalles del fichero que, en colaboración con las asociaciones de vecinos, recoge un listado pormenorizado de las reivindicaciones vecinales oscenses. La iniciativa se puso en marcha cuando la portavoz Ana Alós decidió crear la figura de ‘concejal de barrio’, para que todas las zonas de Huesca, incluyendo los polígonos industriales y los municipios incorporados, tuvieran un edil de referencia en el seno del grupo ‘popular’. Con ese criterio, el PP se propuso la redacción de un documento que incluyera todas las aspiraciones vecinales, desde el arreglo de baches a infraestructuras complejas.

Meses después, el documento está entrando en su recta final. Los vecinos de Huesca, de acuerdo con las informaciones facilitadas por asociaciones, colectivos e incluso a título individual, están especialmente preocupados por los aspectos más cercanos de la normal convivencia ciudadana: la seguridad de los peatones, el estado de calles y fachadas, las normas de tráfico y la limpieza. A la luz de esas informaciones, el PP estudia facilitar un mapa de baches y socavones que, en algunos casos, alcanzan proporciones insólitas y suponen un peligro real para vehículos y peatones.

La portavoz ‘popular’ destaca el hecho de que, en la inmensa mayoría de los casos, las reivindicaciones vecinales corresponden a trabajos de mantenimiento “a los que el Ayuntamiento no ha prestado atención. Cinco años después de ser una fisura en el pavimento, algunos baches tienen hasta veinte centímetros de profundidad. Todo ello, desde el firme de nuestras calles a la limpieza de las fachadas, contribuye a mejorar la calidad de vida oscense, y solo es imprescindible asumir la voluntad política y ser capaz de gestionar un calendario de respuestas”, concluye Ana Alós.

Hay que añadir que muchas de estas deficiencias, como son, el deterioro de algunas aceras y baches en el asfalto, provocan caídas de ciudadanos con lesiones importantes. “Estos accidentes, una vez demandados por los ciudadanos judicialmente, acaban suponiendo al Ayuntamiento costes indemnizatorios muy superiores a los que se producirían si se arreglaran las deficiencias con celeridad” añade Alós.

Comentarios