Aprobados siete convenios con entidades bancarias y de crédito para financiar los préstamos y avales de las viviendas garantizadas

El Consejo de Gobierno aprobó la firma de siete convenios con otras tantas entidades financieras y de ahorro  para garantizar la disponibilidad de fondos y hacer frente a préstamos y avales para la adquisición de las denominadas viviendas garantizadas.

En concreto, a la oferta realizada por el Gobierno de Aragón el pasado mes de mayo para captar fondos hasta un máximo de 808,9 millones de euros han respondido Ibercaja, Banco Español de Crédito, Caja de Ahorros de la Inmaculada, Multicaja, Cajalón, Caja Rural de Teruel y Caja Mediterráneo.

Estos convenios se integran en el denominado Plan Especial de Dinamización del sector de la vivienda, que contempla, como medida principal, la concesión de avales por parte del Gobierno de Aragón a los compradores de una vivienda protegida. Se trata de una propuesta coyuntural, específica y excepcional que complementa las ayudas del propio Plan Aragonés de Vivienda, con vigencia, en el caso del Decreto-Ley de Dinamización, de dos años.

El Decreto-Ley de Dinamización pretende recortar las diferencias de precio entre la vivienda protegida y la libre y para ello, las viviendas libres que se acerquen a los precios de las viviendas protegidas, es decir, con un descenso de precio entre el 25 y el 35%, pasarán a denominarse “viviendas garantizadas” y recibirán un tratamiento especial. Pretende, por lo tanto, esta medida poner en circulación el stock de vivienda libre.

Una vez declarada la vivienda como “garantizada” comporta la obtención de financiación; la prestación de aval por parte del Gobierno de Aragón por un importe no superior al 10% del precio de venta y por un plazo máximo de 10 años; y la subsidiación de los préstamos convenidos siempre que los ingresos familiares no superen unos ingresos de 4,5 veces el IPREM, es decir, entre 35.000 y 45.000 euros.

El Gobierno de Aragón pretende con esta medida que el esfuerzo máximo que hagan las familias para adquirir una “vivienda garantizada” no supere el 35% de su renta disponible. El tipo de interés no podrá ser superior al vigente al euribor más 0,65 de manera que con el euribor actual el tipo aplicable quedaría por debajo del 3%. El plazo de amortización no podrá ser superior a los 35 años, salvo acuerdo entre la entidad y el prestatario.

En definitiva, la categoría de “viviendas garantizadas” estará compuesta por aquellas viviendas libres que se hubiesen construido con licencias obtenidas después del 1 de enero de 2006 y que antes de la entrada en vigor de este Decreto-Ley no hayan sido objeto de primera transmisión.

Cabe también la posibilidad de que adquieran esta denominación las viviendas libres para residencia habitual y permanente de unidades familiares que hayan adquirido otra vivienda como residencia habitual y permanente después del 1 de enero de 2006 y antes de la entrada en vigor de este Decreto-Ley, siempre que el producto de la venta de la primera sirva para reinvertirlo en la compra de la segunda.

Tendrán también esta consideración las viviendas protegidas que hayan sido adquiridas durante la vigencia del Decreto-ley 1/2009, lo que permitirá a sus adquirentes beneficiarse del aval prestado por el Gobierno de Aragón mejorando así su acceso al crédito.

El precio máximo de las “viviendas garantizadas”, en el caso de la libre, representan bajas entre el 25% y el 35% de los precios actuales del mercado; han de tener como destino la residencia habitual y permanente; no han de superar los 90 m2 útiles.

Los adquirientes o arrendatarios con opción de compra de estas viviendas  han de estar inscritos en el TOC TOC y que los ingresos de la unidad de convivencia no supere las 6,5 veces el IPREM, es decir, entre 50.500 y 65.000 euros de renta bruta en función de que haya uno o más miembros.

El punto de partida para determinar los precios máximos de las viviendas garantizadas es el precio máximo de la vivienda usada establecido en  el Plan Aragonés de Vivienda 2009-2012, es decir, 2.183 euros el metro cuadrado en los ámbitos del Grupo B (Zaragoza capital y algunos núcleos turísticos de la provincia de Huesca) y 1.773 en los ámbitos del Grupo C (resto de poblaciones). A partir de este punto de partida el precio del metro cuadrado se incrementa un 0,5% por cada metro cuadrado que se reduzca la superficie de la vivienda con objeto de ajustar el precio de la vivienda garantizada a la dinámica habitual del mercado de la vivienda.

Comentarios