El 19 de julio se disputará una nueva edición de la Carrera del Infierno

Por cuarto año consecutivo, el Club Asamún de Hecho organiza la Carrera por Montaña Boca del Infierno. Después de haber sido en el 2007 la prueba final de la Copa Aragón y en el 2008 Campeonato de Aragón individual y por clubes de carreras por montaña, este año el objetivo es traspasar fronteras y que la cita sea un referente nacional, más allá de Aragón. Este jueves se presentaba en Huesca esta carrera que pretende resaltar el trato al corredor, la buena organización, el paisaje por la que transcurre y el buen trato recibido, según indican los propios organizadores. Las plazas ya están completadas, con un total de 255 corredores inscritos entre los dos recorridos que hay este año. La cita es el 19 de julio aunque habrá actividades durante todo el fin de semana.

También en la propia carrera hay novedades, como es la posibilidad de realizar el recorrido original de unos 25 kilómetros o el alternativo, más corto y no tan duro como el primero. Se disputa en un recorrido circular que tiene dispuesta la zona de salida y llegada en la Selva de Oza, a 12 Km. de la Villa de Hecho. El recorrido es de aproximadamente 25 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de 1500 metros. A lo largo de éste existirán seis avituallamientos de alimentos sólidos y líquidos con varios puntos de control de la prueba.

Este año también se pretende que no sólo los corredores sino todos los que se acerquen al valle de Hecho disfruten, y por eso se han organizado otras actividades como una carrera infantil y unas jornadas de montaña, salud y deporte. Todo esto con el objetivo de que la gente se acerque al valle, de que los mas pequeños participen y se solidaricen con los mas necesitados y que los corredores, acompañantes puedan saber y entender más y mejor los temas relacionados con el entrenamiento, alimentación o prevención de lesiones de los corredores por montaña.

En 2008 la Boca del Infierno fue la carrera por montaña más numerosa en participantes en todo Aragón y la filosofía de este año, según el Club es crear un ambiente deportivo y con un objetivo humanitario, como va a ser que; la totalidad de los premios en metálico que aportaba Asolo-Lowe alpine y parte del pago de la inscripción de los corredores irá destinada a una obra social, la creación de una escuela en la zona de Ziguinchor, un pueblo del sur de Senegal. El proyecto de colaboración consiste en ayudar en la construcción de la escuela y de un comedor escolar en el pueblo de Bafican en el sur de Senegal.

Comentarios