Entrevista en Francia a la senderista encontrada en Ordesa

La senderista francesa, Thérèse Bordais, que pasó 11 días desaparecida en el barranco de la Pardina, en el Parque Nacional de Ordesa, antes de ser encontrada, concedía una entrevista al diario Le Telegramme, de Bretaña, región de la que es originaria. Bajo el título de "Thérèse Bordais, la encontrada milagrosamente en los Pirineos", la mujer responde a cinco preguntas que la realizaron desde este diario, durante su estancia en el Hospital San Jorge de Huesca. Este viernes, por la mañana, era dada de alta en el centro hospitalario.

La entrevista es la siguiente:

- ¿Cómo se perdió?

- No lo tengo muy claro. Éramos un grupo de 14 paseantes. Era primera hora de la tarde. Buscábamos un sendero que ya habíamos tomado hacía algunos años, pero que no encontrábamos, y decidimos retroceder el camino. Entonces cometí un error que no habría debido cometer: dejé el grupo y me marché hacia adelante. Después de varias horas, la noche empezó a caer y comprendí que la tendría que pasar allí.

- ¿Cómo se organizó?

- Decidí bajar un poco para encontrar un lugar llano para dormir. Allí, resbalé y rodé por una pendiente. Entonces, pasé la noche sobre hojas. Al día siguiente, volví a subir hacia arriba, para encontrar un sendero que me llevara hacia la cima, pero era imposible. Yo estaba en un estado raro, como ausente. Después, volví a estar lúcida. Volvía a bajar, como pude, a un barranco, donde había un arroyo y me instalé allí. Pero no pensaba que eso iba a durar tanto tiempo.

- ¿Tenía reservas de alimento?

- No. No comí nada, pero no tenía hambre.

- ¿Cómo fue salvada?

- Todas las mañanas, extendía todas mis pertenencias alrededor de mi, para poder ser vista por los helicópteros que yo veía. Pero estaban demasiado alto para verme. Y cuando se ve a un helicóptero que se va, se pierde la esperanza (silencio).

Así pasó una semana. Y entonces, el lunes, estaba acostada sobre un refugio y, de repente, el helicóptero estaba allí, no sabía cómo. ¡Fue un momento de excitación terrible! Luego me dijeron que me habían visto gracias a una camiseta roja que había extendido.

- ¿Dónde está desde entonces?

- Estoy hospitalizada en Huesca y espero volver pronto a Francia, quizá el próximo fin de semana. Por suerte, no estoy demasiado herida. Volveré a hacer senderismo, pero a la montaña, ¡nunca más!

Por su parte, su marido, Marcel Bordais, ofrecía una entrevista a Europe 1, donde confirmaba las palabras de su esposa sobre su desaparición. Contaba que seguían un camino bastante difícil y con bastante vegetación, y que tenían problemas para encontrar un sendero, por lo que decidieron dar media vuelta. En ese momento, su mujer se adelantó. Sin embargo, diez minutos después, no podían econtrarla.

Marcel Bordais recuerda que los miembros del grupo iban y volvían, la buscaron, la llamaron, gritaron y nombre, y nada. El grupo no se podía explicar que en un lapso de tiempo tan relativamente corto, en un cuarto de hora, no podían encontrarla. Por ello, perdieron toda esperanza.

El marido de la senderista recuerda que la Consul francesa en España lo llamó el martes para darle la feliz noticia. Reconoce que era difícil de creer y que todavía le cuesta. Cuando habló con ella, la encontró muy lúcida y le sorprendió que le hablara como si nada hubiera ocurrido. Añade, que su resistencia física le ha parecido sorprendente.

Comentarios