Convenio para la promoción de la Ruta Mariana

El viceconsejero de Turismo del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, la concejala delegada de Fomento y Turismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Elena Allué y el presidente de la Asociación para la Promoción de la Ruta Mariana, Javier Mora-Figueroa, han firmado un convenio de colaboración para el desarrollo de la citada ruta turística y el aumento de visitas a Zaragoza y Aragón a través de esta vía. Al acto, celebrado en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, asistían también el consejero de Fomento y Deportes del Ayuntamiento de Zaragoza, Manuel Blasco, el dean de las Iglesias Catedrales de Zaragoza, Manuel Almor y el rector del Santuario de Monserrat, Josep María Sanromá.

El objetivo de este acuerdo de colaboración es desarrollar un plan de promoción y comercialización conjunta, que definirán anualmente las partes firmantes. Para lograrlo el Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón aportará a través de Turismo de Aragón 69.600 euros y el Ayuntamiento de Zaragoza 58.000.

El viceconsejero de Turismo Javier Callizo ha señalado que “la firma de este acuerdo y las acciones que de él se deriven son un buen ejemplo de cooperación institucional que van a enlazar dos referencias turísticas de primer orden unidas por la devoción mariana como son Torreciudad y El Pilar, que al igual que los otros dos centros son destinos turísticos que funcionan de modo admirable y que por lo tanto no hay que inventar sino aprovechar”.

La Asociación para la Promoción de la Ruta Mariana está integrada por los santuarios de El Pilar, Torreciudad, Lourdes y Monserrat y tiene entre sus objetivos, además de la coordinación de las actividades pastorales, dar a conocer a los visitantes los conjuntos históricos y artísticos de las regiones y comarcas donde se ubican estos centros de peregrinación con un potencial conjunto de 10 millones de visitantes al año.

Esta asociación busca asimismo la creación de material promocional que favorezca el incremento de visitas y permita difundir igualmente las tradiciones, costumbres, gastronomía y patrimonio de todos estos enclaves. Por otra parte se persigue convertir esta ruta en un auténtico destino turístico con imagen y marca propias que pueda presentarse a los diversos operadores turísticos nacionales e internacionales, que cada vez conceden mayor importancia al turismo religioso.

Comentarios