Peregrinación filipina a Torreciudad

Más de un centenar de personas participaban este sábado en Torreciudad en una peregrinación filipina promovida desde la Parroquia de La Inmaculada Concepción y San Lorenzo Ruiz de Barcelona. La jornada comenzaba con la procesión de los peregrinos por la explanada acompañando la réplica de la imagen de Nuestra Señora del Buen Viaje de Antipolo (Our Lady of Antipolo), que se encuentra entronizada en la Galería de Advocaciones Marianas del santuario. Junto al volteo de campanas, los asistentes entonaban varios cánticos marianos y han visitado posteriormente el santuario.

Posteriormente, se celebraba la Misa en la que cantaba un coro filipino. Bailes y cantos típicos se prodigaban en la explanada y alrededores tras la comida, y posteriormente los peregrinos rezaban el Rosario y participaban en la Bendición con el Santísimo. Todos los actos litúrgicos se celebraban en tagalo, el idioma nativo de Filipinas.

Acompañó a los peregrinos el Cónsul General de Filipinas para Cataluña, Aragón y Baleares, Eduardo José de Vega, quien afirmaba que el filipino “es un pueblo muy religioso, y los inmigrantes que residen en España pueden ayudar a los europeos a redescubrir sus raíces cristianas”. También reconocía que no conocía el Altoaragón: “tiene un paisaje excepcional esta tierra, y Torreciudad es un lugar de oración espléndido”.

A pesar de la lejanía geográfica, ya es tradicional la presencia de peregrinos filipinos en el santuario, promovida muchas veces por agencias de viajes de este país como Kuoni Travels y Gulliver Travels. El resultado es la presencia de cinco advocaciones marianas filipinas en Torreciudad: la citada de Antipolo, Our Lady of Piat (de Cagayan Valley), Mediatrix of All Graces (de Lipa, Batangas), Perpetual Help (de Baclaran) y Guadalupe (de Cebú). Además, en los últimos años, han visitado el santuario varios prelados del archipiélago asiático, como Gaudencio Rosales, Arzobispo de Manila, Pedro Dean, arzobispo de Palo, José Mª Querejeta, obispo de Basilan, Leo M. Drona, obispo de San Pablo, y el caso de Óscar Solis, Obispo Auxiliar de Los Ángeles (USA), y encargado de la pastoral con filipinos en California.

Comentarios