COAG se manifiesta ante la grave crisis de precios del sector lácteo

Coincidiendo con la constitución del nuevo Parlamento comunitario, miles de ganaderos de toda Europa, convocados por la European Milk Board (EMB) y la Coordinadora Europea Vía Campesina, de la que COAG forma parte activa, presentarán a los europarlamentarios sus propuestas para salir de la crisis y configurar una nueva política láctea europea.

Una delegación de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), encabezada por los integrantes de la Comisión Ejecutiva estatal, participa mañana junto a miles de ganaderos lácteos europeos en la concentración prevista frente a la sede de la Eurocámara en Estrasburgo para reclamar un paquete de medidas ante la crisis del sector y proponer una nueva política láctea comunitaria.

El acto de movilización, convocado por la European Milk Board (EMB) y la Coordinadora Europea Vía Campesina, de la que COAG forma parte activa, coincide con el Pleno inaugural del nuevo Parlamento Europeo, elegido el pasado 7 de junio. “Si se ratifica el Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo tendrá el próximo año el poder de decidir sobre la política agraria de la UE junto con el Consejo. Desde ahora tiene la posibilidad de influir sobre sus Gobiernos y la Comisión Europea para poner fin a una crítica situación en el sector lácteo por unos precios en el campo por debajo incluso de los costes de producción”; ha apuntado Rosario Arredondo, responsable de Producciones ganaderas de la Comisión Ejecutiva de COAG.

Está previsto que los máximos responsables de las distintas organizaciones convocadas, se reúnan con los europarlamentarios de sus respectivos países para dar a conocer la batería de medidas propuestas para mitigar los efectos de la crisis entre las pequeñas y medianas explotaciones lácteas. Entre las principales reivindicaciones, destacan especialmente:

- Reducir la producción láctea europea, como primer paso para eliminar el acuerdo de la UE que fija el incremento de un 1% anual de la cuota láctea asignada a cada EE.MM.

- Introducir un control público de la producción que adapte la oferta a la demanda. Para ello es imprescindible el mantenimiento del sistema de cuotas más allá de 2015.

- Garantizar una renta suficiente a todos los productores de leche, gracias al control de la producción y a un precio mínimo de compra por parte de las industrias lácteas, que al menos cubra los costes.

- Suprimir las ayudas a la exportación.

- Promover una producción lechera más extensiva, basada en el territorio y menos dependiente del exterior.

- Desarrollar una nueva política láctea dentro de la reforma de la PAC, prevista para 2013, donde el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se sustituya por el de la soberanía alimentaria, algo indispensable para hacer frente a los retos de la crisis sistémica actual.

Comentarios