¡A por los quinientos!

Marta Allué

Ya no recuerdo los años que lleva la Agrupación Deportiva Sabiñánigo intentando alcanzar la mágica cifra de los 500 socios. Aún así no se dan por vencidos y esta pretemporada el club serrablés vuelve a lanzar una nueva campaña de captación de socios para llegar al medio millar.

Muchos pensarán que en una ciudad como Sabiñánigo no tendría que ser tan difícil, pero lo cierto es que las últimas temporadas más que un objetivo parecía una utopía.

A pesar de las dificultades como la manida crisis que obliga al personal a recortar gastos como éste, una servidora piensa que este es el año para alcanzar el reto con el lema del club “Con los de casa a por los quinientos”, una cifra muy importante, no sólo para las arcas del Sabi, sino también para animar las cada vez más despobladas gradas de los campos de tercera.

Hasta la fecha la frase que más he escuchado entre los aficionados rojiblancos es “iré a ver al equipo o me haré socio cuando conozca a los que juegan” en alusión a un problema generalizado en una categoría casi irreconocible, porque la tercera división en los últimos años ha perdido el horizonte cambiando una filosofía que era buena, formar a los jugadores locales cuya mayor ilusión era llegar al primer equipo, por una política de mercado o mercadeo, de compra y venta de jugadores a los que les da lo mismo jugar en Sabiñánigo que en Barbastro, Ejea o Alcañiz.

Esta forma de trabajo se ha demostrado que no funciona, porque además de salir cara no obtenía resultados deportivos como un ascenso de categoría.

Este año el Sabiñánigo ha cambiado de estrategia y ha vuelto a implicar a los de casa en un nuevo proyecto deportivo, que estoy segura, va a traer muchos beneficios como recuperar el sentimiento de equipo, con jugadores reconocibles para todos y que arrastraran al campo a familiares, amigos, vecinos y aficionados en general.

Así que ya no hay excusas, el 23 de julio el Sabiñánigo presenta a toda su plantilla en la que no faltarán nombres como Marcos, Fontana, Dani, Manglano, Eduardo, Cristian, Santi o Gonzalo, jugadores a los que no hace falta poner nombre y dos apellidos porque todos los conocemos, así que ahora la pelota está en el tejado de los aficionados “Con los de casa a por los quinientos”.

Comentarios