El PAR urge a Fomento para el desdoblamiento de la N-II y la construcción del tercer carril

El presidente del Comité Intercomarcal del Partido Aragonés en Zaragoza, José Antonio Sanmiguel, considera que la liberalización de la autopista AP2 en el tramo Alfajarín-Pina anunciado por el ministro José Blanco es un avance muy importante, que debe beneficiar tanto a vehículos ligeros como a pesados, pero no por ello se debe renunciar a otro tipo de solución al problema que estos municipios sufren actualmente, según el representante del Partido Aragonés.

En este sentido, ha asegurado que desde el PAR no comparten que se descarte de forma definitiva el desdoblamiento de la N-II en este tramo. Sanmiguel aboga por buscar un trazado con las menores afecciones sociales posibles, que beneficie no sólo a la reducción de los accidentes y a la mejora del tráfico, sino a la calidad de vida de estos municipios.

En este sentido, ha recordado que “el Gobierno de Aragón ya se ha pronunciado en varias ocasiones de forma clara sobre que no hay impedimentos insalvables desde el punto de vista ambiental para el desdoblamiento de este tramo, siempre que se tomen las medidas correctoras necesarias”.

Tercer carril

En cuanto a la construcción de un tercer carril, el PAR opina que sería un avance bien visto por los municipios afectados, pero ha advertido que este nuevo proyecto puede suponer el reinicio de todo el procedimiento administrativo para ese tramo, echando por tierra el estudio informativo y el estudio de impacto ambiental al que el Ministerio ha dedicado años de trabajo, lo que supone nuevos retrasos en la mejora de esta infraestructura.

Por ello, ha urgido al Ministerio a que presente plazos y compromisos claros para estas obras, así como para el desdoblamiento entre Pina y Fraga, especialmente en los tramos que permitan salvar los graves problemas que sufren las poblaciones, tal como ha denunciado el alcalde de Bujaraloz, Carmelo Rozas, miembro del PAR.

Respecto al modo de ejecución de todos estos trabajos, “tal y como venimos reivindicando y sobre todo en las últimas semanas tras los anuncios sobre infraestructuras realizados, la mejor solución que permitiría acelerar todas las obras pendientes es que se encomienden al Gobierno de Aragón, una opción que abre el nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón”.

Sanmiguel ha insistido en que “Aragón tiene capacidad para llevar adelante con eficacia cualquier obra de interés general, incluyendo tramitaciones, ejecución y explotación posterior, que en todo caso deberían correr a cargo de los Presupuestos Generales del Estado”.

Comentarios