Gran expectación en las simultaneas de Spassky en Alcubierre

La localidad de Alcubierre ha sido escenario de un torneo internacional de ajedrez que ha contado con la presencia de Boris Spassky. El afamado jugador ha estado presenciando el torneo en el que vencía Roberto Cifuentes por tercera vez y además participó en unas simultaneas que contaron con una gran presencia de jugadores que no quisieron perderse esta oportunidad. Cifuentes ganó un torneo que no se le ha dado mal ya que ha vencido en sus tres ediciones y además reconocía que la presencia de jugadores como Karpov, Topalov o Spassky en el Alcubierre es todo un honor para el ajedrez altoaragones.

El campeón mundial Boris Spassky, famoso por el encuentro que jugó con el estadounidense Bobby Fischer, realizó una exhibición de partidas simultáneas frente a 16 de los más de 70 jugadores inscritos en el III Torneo Internacional de Ajedrez de Alcubierre. Un grupo de afortunados al compartir tablero con esta leyenda viva del ajedrez.

A pesar de asegurar “haber perdido la ambición de ganar”, el ajedrecista ruso fue capaz de derrotar a 14 de los 16 participantes y sellar tablas con los dos restantes. Dentro de ellos, ha estado Mateo Uldemolins, campeón de Aragón en la categoría alevín y miembro del club Casino Jaque de Huesca; y Pablo Maza, natural de Huesca e integrante del Club Jaime Casas de Monzón. Precisamente, en la primera edición del torneo, este jugador oscense ya selló tablas con el propio Karpov y volvía a repetir resultado tras intentar una jugada ensañada que no pudo culminar. “Me voy satisfecho, hemos ido muy igualados y al final las tablas han sido justas”, ha manifestado.

Al finalizar las simultáneas, tras cuatro horas de juego, Spassky aseguró que “ha sido una exhibición dura, he tenido que emplearme a fondo, especialmente, en los tableros uno y dos”. Además, destacó “el gran nivel y habilidad” del joven Mateo Uldemolins. “Ha sido un gran rival y merecía el empate”, ha señalado.

Durante la sesión, el campeón mundial demostró que esta disciplina deportiva carece de barreras físicas o idiomáticas y ha vuelto a mostrarse cercano y sonriente con los participantes, tal y como han coincidido en señalar los propios jugadores. De hecho, ha demostrado una gran calidad humana, ya que explicaba a los rivales derrotados cuáles habían sido sus errores e, incluso, les daba la solución para que mejoren en el futuro. Asimismo, Spassky ha mantenido en juego hasta prácticamente el final de las simultáneas a los tres jugadores más jóvenes de la sesión, en los que, además del propio Mateo Uldemolins, se encontraban Jorge Mancho (Huesca) y David López (Zaragoza). Los tres tienen 12 años y se han mostraron “emocionados” al competir con el campeón mundial. En su intervención, Spassky recomendó a los más jóvenes guardar siempre los apuntes de cada partida y la mayoría, seguían su consejo. Además de ello, todos los jugadores se llevaron un segundo trofeo: el tablero firmado por Spassky.

Durante su visita a Los Monegros, Spassky, objeto de los primeros y últimos aplausos del campeonato, se mostró especialmente impresionado de que “una población de alrededor de 400 habitantes sea capaz de organizar por tercer año consecutivo un torneo de esta categoría” y ante ello, ha alabado “la implicación y labor” de los organizadores. En su opinión, “es muy estimulante comprobar que hay instituciones capaces de valorar la labor social del ajedrez, ya que está demostrado lo útil que resulta en el aprendizaje de los niños o en la prevención del envejecimiento cerebral”. “Empecé a jugar al ajedrez con nueve años y la pasión por este deporte me invadió, pasaba horas jugando; ahora disfruto de otras cosas y puedo pasar días sin jugar”, ha añadido.

La actividad, se inició a las 18 horas y prolongó hasta las 22.00 horas, conseguiendo abarrotar el salón social de la localidad de Alcubierre. Sin duda, ha sido el mejor broche de oro para la tercera edición de este torneo, que el sábado consiguió reunir a alrededor de un centenar de personas y que tiene su continuidad “asegurada”, tal y como ha destacado el alcalde del municipio, Álvaro Amador. El primer edil ha realizado un positivo balance del encuentro y ha destacado el alto nivel de la competición, en la que el ganador, por tercer año consecutivo, volvió a ser Roberto Cifuentes, de origen chileno y asentado en la localidad de Loporzano.

Dentro del total de los participantes, cabe recordar que hubo jugadores de 11 a 86 años de edad y dos mujeres: Anabel Peleato y Ana Tirapo. Respecto a la procedencia, la mayoría de los participantes llegaron de diversos puntos de la comunidad aragonesa, aunque también hubo jugadores naturales de Chile y Argentina. En total, se repartieron 2.500 euros en premios.

Durante su estancia en Los Monegros, el jugador ruso ha estado acompañado por el alcalde del municipio, Álvaro Amador, y los periodistas, Leontxo García y Jesús Boyero, y ha tenido la oportunidad de visitar diferentes enclaves monegrinos como la ruta Orwell, dentro del término municipal de Alcubierre, y el centro de interpretación de La Laguna, en Sariñena. Tras conocer estos enclaves, Spassky ha destacado la singularidad del paisaje monegrino así como la tranquilidad que trasmite. Durante estos días, el propio Spassky se ha preguntado quién será el invitado estrella de la cuarta edición del torneo, después de que el primer año contará con el apadrinamiento de Anatoly Karpov y el pasado año con la presencia de Veselin Topalov.

El Torneo de Alcubierre, organizado por el Ayuntamiento de Alcubierre y la Federación Aragonesa de Ajedrez (FADA), está patrocinado por el departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y la Comarca de Los Monegros, con la colaboración de Horcona, Empresa de Energías Eólicas y Renovables, e Ibercaja.

Comentarios