Hato de Foces ha recibido con orgullo la Parrilla de Oro de su ciudad

A primera hora de la mañana, y antes de que dieran comienzo oficialmente las fiestas de San Lorenzo, tenían lugar varios actos oficiales en la plaza de la catedral y también en el interior del ayuntamiento de Huesca. Sobre las diez de la mañana comenzaba lo que se denomina la recepción de autoridades, con la bienvenida a los representantes de la corporación municipal de Tarbes, ciudad francesa hermanada con Huesca. Se izaban las banderas y sonaban los himnos nacionales francés y español.

Posteriormente, tenía lugar la recepción oficial de autoridades en el salón del Justicia, en el que estaban presentes autoridades como el Secretario de Estado, el oscense Victor Morlán y participaba tambiñen el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias. En primer lugar, se leía el acta de pleno, por el que se otorgaba la parrilla de oro “San Lorenzo 2009” al grupo oscense Hato de Foces. Era el presidente del gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias quien colocaba en la solapa de Salvador Cored, uno de los miembros fundadores de Hato de Foces, la máxima distinción de la ciudad de Huesca, la parrilla de oro. Él la recibía emocionado y en representación de todos los componentes del grupo.

Tras estas palabras llegaba el turno de los discursos. El alcalde de Huesca daba la bienvenida a su homólogo francés y a todos los presentes. Este año ha querido recordar a las personas que se encuentran en situación de desempleo y que están pasando momentos difíciles en una situación de crisis global. Del mismo modo ha recordado a los empresarios que trabajan en esta difícil situación.

Como ya es tradicional, Elboj obsequiaba a su homólogo francés con un cuadro, una obra del artista Fernando San Agustín, que muestra la imagen del parque Universidad de la ciudad oscense.

El alcalde de Tarbes por su parte agradecía el regalo y le correspondía con otro hacia la persona de Fernando Elboj y su mujer ha dicho.

También el alcalde de Tarbes, Gérard Trémège, ha pronunciado un discurso en el que ha recordado los 45 años de hermanamiento de ambas ciudades y la importancia de estar bien comunicadas, comprometiéndose a poner en marcha un proyecto transfronterizo entre España, Francia y Andorra, que permita intensificar las relaciones. Ha hablado de la importancia de hacer un uso sostenible del agua y del momento de crisis que vivimos. Finalmente ha concluido el discurso haciendo parafraseando a Obama, diciendo que es en los momentos de crisis cuando más necesitamos la fraternidad.

Y cerraba el acto el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, que no quería dejar pasar la ocasión para volver a recordar los problemas que “tenemos bloqueados”, en clara referencia a la necesidad del Altoaragón de conseguir unas buenas comunicaciones con Francia, por el Pirineo Central.

Así transcurrían los prolegómenos oficiales al inicio de la fiesta, en un Salón del Justicia abarrotado de autoridades, presidentes de peñas y barrios, representantes de colectivos sociales y económicos y, por supuesto, mairalesas.

Comentarios