Una oreja para El Fandi y Talavante en la primera de feria

Arrancó la Feria Taurina de San Lorenzo con casi tres cuartos de entrada en los tendidos en una tarde donde se dejó notar el comienzo de las fiestas en los aficionados. Toros de Gerardo Ortega, bien presentados pero de juego desigual, destacando el primero, quinto y sexto. El Fandi oreja y silencio, Sebastián Castella, ovación y silencio y Talavante silencio y oreja. Tras el tercer toro se guardo un descanso diez minutos para la merienda que no fue del agrado de todos los aficionados por la duración y que cortó el ritmo del festejo.

El Fandi abría la feria y lo hacía con muchas ganas. El granadino es de los toreros que gustan en Huesca y los espectadores volvieron a vibrar, especialmente con la colocación de banderillas. Tuvo un buen toro en su primero y tal vez el torero estuvo incluso con la muleta por debajo del astado que fue de lo mejor de la tarde. Embestía y lo hacía con nobleza lo que facilitó que el torero se luciera. El Fandi peca de dar demasiados pases y eso no termina de calar en los buenos aficionados, aunque sabe muy bien llevar a su terreno a los espectadores menos entendidos.

Destacó como siempre en banderillas, especialmente en su primero al que mató de estocada tendida y remató perfectamente con el descabello. La petición del público le sirvió para llevarse una oreja.

No tuvo tanta suerte en su segundo que rompió el pitón derecho en una voltereta. El Fandi tuvo más problemas y al final mató de una estocada tendida, ayudado del descabelló, que le sirvió para que se llevara tímidos aplausos.

Sebastián Castella se dejó escapar los trofeos con la espada. El francés hizo una faena muy aseada después de haber realizado unos buenos lances de capote. Toreo en los medios, le dio los tiempos y demostró con su toreo sobrio y templado su calidad. La lástima es que tras un aviso y fallar con el descabelló se llevó la ovación saludando desde el callejón con el mal sabor que le dejó el final.

En el quinto, el toro con más trapío de la tarde, brindo al público y volvió a estar en su sitio, con pases de mucho mérito y temple que le permitieron recibir los aplausos de los tendidos. Tras dos avisos pinchó reiteradamente con la espada y tras una media su actuación se quedó en silencio.

Alejandro Talavante no está en un buen momento y parece que le está pasando factura su relación con su apoderado con el que parece que ha roto definitivamente. En el primero no sabía por donde le daba el aire y se hizo un auténtico lío en la lidia. Al final silencio.

En el sexto, Talavante estuvo más centrado y con ganas de desquitarse y arrancó los aplausos del público con dos tandas de mucho mérito ante un toro noble y que se dejó hacer. Fue de menos a más y acabó matando con una estocada algo caída, pero que le sirvió para llevarse una oreja y quitarse el mal sabor de boca del primero.

Arrancó la feria y lo hizo en una tarde entretenida con una ganadería de Gerardo Ortega que dio juego en líneas generales. Lo malo es que el día 9 con las Fiestas de San Lorenzo iniciadas unas horas antes se ha vuelto a demostrar que no es día de toros y que la gente está a otras cosas.

Este lunes con toros de Adolfo Martín, que prometen, segunda de abono con Juan José Padilla, Jesús Millán y Sánchez Vara. Corrida torista donde desde luego se espera mucho de esta segunda tarde en el coso taurino de Huesca.

Comentarios