Desilusión en la corrida torista

Se esperaba mucho más de la segunda de abono de la Feria Taurina de San Lorenzo con la presencia de toros de Adolfo Martín que estuvieron bien presentados, pero como reconoció el ganadero al final “no tenían mala condición, pero ha faltado fondo”. Llegaron sin fuerza al último tercio lo que deslució una tarde en la que los aficionados casi llenaron los tendidos de la Plaza de Toros de Huesca. Juan José Padilla, aplausos y vuelta al ruedo. En ambos, los espectadores pidieron la oreja, especialmente al segundo de su lote, que la presidencia no atendió. Jesús Millán silencio y aplausos y Sánchez Vara, oreja y despedida con aplausos.

No fue una tarde redonda y las ilusiones se fueron desvaneciendo conforme fueron saltado los toros al ruedo. Todos ellos bien presentados y dignos de una plaza de segunda como Huesca. Un esfuerzo que no se vio recompensado con el juego que dieron en la lidia en la que se fueron apagando.

Juan José Padilla abrió plaza y lo hizo con el calor de un público entregado. Destacó como siempre en banderillas invitando en el tercio a Sánchez Vara. Tras una faena adornada con desplantes y adornos al tendido de sol, le faltó darle los tiempos al toro que llegó al final sin fondo. Mató de buena estocada lo que le valió una tímida petición de oreja que no se atendió.

En el cuarto de la tarde estuvo mucho más centrado y consiguió transmitir a los tendidos. Le faltó darle también un respiro a su oponente que tenía condiciones, aunque no terminó de mostrarlas. Tras un pinchazo mató de estocada y la petición de oreja de nuevo se quedó en eso, en petición y punto.

Jesús Millán estuvo discreto en su primero, aunque dejó algunos buenos muletazos a otro toro que se apagó al final. Fue complicado en banderillas y el oscense Julián García se llevó un susto al quedarse en la cara del toro al intentar colocar su primer par de banderillas. Tampoco Pablo Ciprés destacó como nos tiene acostumbrados y es que tenía sus complicaciones el astado. Falló con la espada y se quedó con silencio en los tendidos.

El segundo del zaragozano fue otro toro descastado. Millán intentó meterse entre los pitones y darle un poco de emoción a la tarde. Toreo con calidad, pero de nuevo falló con la espada y se fue con cara de circunstancias y sin premio en una tarde que pudo ser mejor para Millán que volvía a Huesca después de varios años sin aparecer en los carteles.

Por último, Sánchez Vara se llevó la única oreja en su primer toro que recibió a portagayola. Un toro noble que no consiguió exprimir al máximo. Con Padilla realizó un buen tercio de banderillas que le permitió llevarse una gran ovación de los aficionados. Intentó agradar y se fue al tendido de sol que rápidamente se metió en la faena que remató con una estocada tendida que le valió una oreja.

El sexto de la tarde fue el más complicado de los de Adolfo Martín. Sánchez Vara se lo brindó a Padilla y no pudo ofrecer mucho, salvo una faena con mucha voluntad y ganas, aunque exenta también de trasmisión y emoción que fue lo que faltó toda la tarde. Tras la oreja de su primero se llevó la ovación del público.

En general tarde de desilusión en los buenos aficionados y en el ganadero. Se esperaba más, pero es un primer paso ver toros bien presentados en Huesca. La corrida torista se está consolidando como señalaba el empresario Manuel Ángel Millares que mostró su satisfacción por la respuesta del público.

Este martes día 11, otra tarde de emociones con Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Diego Luna con toros de Los Recitales. Perera defiende su condición de triunfador de los dos últimos años en Huesca, Ponce viene con ganas de desquitarse después de lo del pasado año y Luna tiene la segunda oportunidad tras la alternativa que tomó en el año 2005 en esta plaza.

Comentarios