El comercio oscense muestra su dinamismo entre bocadillos de jamón serrano y melón

Los miles de personas que acuden, a primera hora de la mañana del día 11 de agosto, a la Fiesta del Comercio, tienen la posterior recompensa de poder disfrutar de un delicioso almuerzo a base de bocadillo de jamón serrano, melón y bebida. Según contaban desde la asociación de comerciantes, desde las 8 de la mañana ya se estaba preparando todo, con una organización perfecta, para que todo el mundo pudiera almorzar.

Miembros de la Asociación de comerciantes, voluntarios, amigos y madres de mairalesas colaboran para que la fiesta sea un éxito. Miles de bocadillos y de rodajas de melón eran repartidas por las mairalesas. Y es que las colas eran grandes desde primera hora. El resultado son más de 4.000 bocadillos con pan donado por la Asociación provincial de Panaderos, y 100 kilos de jamón, 1.000 kilos de melón, que se traducen en 2.800 rodajas, 200 botellas de vino tin to y rosado, y varios cientos de botellines de agua.

Las mairalesas, mayores e infantiles, llevan unos días francamente ajetreadas, aunque su profesionalidad era encomiable a la hora del reparto. Atendían amablemente a todo el mundo, repartiendo bocadillos, melón y albahaca. Por el momento, aseguraban, están disfrutando al máximo de las fiestas, a pesar del cansancio.

Y el público, todo hay que decirlo, contento y agradecido del buen almuerzo del que han podido disfrutar. Muchos de ellos son fieles asistentes a este tradicional acto.

Otros, extranjeros, vieron el anuncio de las fiestas en la oficina de turismo de su ciudad, y se decidieron a venir varios días a Huesca. En algún caso, desde Holanda.

El comercio oscense se sentía orgulloso del éxito de una mañana que lleva celebrándose ya muchos años y que se ha convertido en tradicional. Oscenses y visitantes se muestran agradecidos y el comercio, con energías renovadas para continuar atendiendo a sus clientes durante y tras las fiestas.

Comentarios