Diego Ventura y Hermoso de Mendoza ponen un gran broche a la feria

La corrida de rejones completaba la Feria Taurina de San Lorenzo y lo hacía con lleno en los tendidos de un público totalmente entregado y que disfrutó del espectáculo que supone el toreo a caballo y más con las dos principales figuras del escalafón formando cartel en Huesca y es que actualmente Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura son lo más granado del rejoneo. Ambos salieron por la puerta grande y especialmente la actuación del segundo que fue el gran triunfador con cuatro orejas. Completó cartel Fermín Bohórquez que se tuvo que conformar con una vuelta al ruedo.

Se lidiaron reses de la ganadería de Castilblanco, de juego desigual y justos de fuerza lo que restó algo de vistosidad durante la lidia. Fermín Bohórquez, silencio y vuelta al ruedo tras fuerte petición; Hermoso de Mendoza, silencio y dos orejas y Diego Ventura, dos orejas y dos orejas.

Fermín Bohórquez no tuvo mucha suerte con su lote y el primero salió totalmente despistado y buscando una y otra vez la salida. No quiso ir al caballo y Fermín Bohórquez no pudo darle emoción, ni brillar en la colocación de banderillas. Además no estuvo acertado con el rejón de muerte y falló con el descabello lo que motivo que hubiera silencio en los tendidos en el primero.

En el segundo de su lote, el rejoneador se quejó de la poca atención que le prestó la grada que en esos momentos prefería la merienda. No es una excusa y simplemente es que faltó emoción y a pesar de realizar un toreo ortodoxo no se vio el lucimiento que permite cortar las orejas. Mató bien y en esta ocasión hubo petición de oreja, pero la presidencia no la atendió y acabó dando la vuelta al ruedo.

Esperada era la presencia de Pablo Hermoso de Mendoza que dio una lección a caballo. Realizó una faena bien construida técnicamente ante un toro que tuvo que mimar por sus escasas fuerzas. Los embroques gazapenado y su transmisión también destacaron. Se quedó sin premio al matar con un rejón muy mal colocado.

En el quinto, Hermoso de Mendoza tuvo mejor fortuna con su toro que tenía mejores condiciones y lo aprovechó para realizar una gran faena de cercanías y que además remató con un gran rejón de muerte que le permitió llevarse las dos orejas y abrir la puerta grande.

Pero Diego Ventura quería todo para él. Y tanto en el primero como en el segundo cortó cuatro orejas y además hubo una gran petición de rabo al que cerró plaza. Diego Ventura encandiló al público con una gran labor. Ha conseguido una buena cuadra que colaboran con el torero y además del espectáculo está sin duda la belleza con la ejecuta la colocación de banderillas y el gran trabajo que realiza sobre el caballo. En su primero cortó dos orejas.

En el sexto toro se gustó el portugués que cada día le hace más sombra a Hermoso de Mendoza. Con un toro con las fuerzas más que justas supo captar la atención de los tendidos con una estética sobre el caballo que remató colocando un rejón de muerte fulminante. Cortó las dos orejas y el público pidió insistentemente el rabo que finalmente no se concedió.

Final de fiesta completo en una tarde entretenida y una Feria Taurina de San Lorenzo que ha tenido un buen broche con la corrida de rejones.

La empresa Torosanda ha cerrado su gestión de la Plaza de Toros de Huesca tras cuatro años con satisfacción por el resultado general de la feria y como decía el empresario Manuel Ángel Millares, con la satisfacción del deber cumplido en este año de prórroga y con la esperanza de poder continuar, aunque eso lo decidirá el Ayuntamiento de Huesca que ya trabaja en el pliego de condiciones para la adjudicación de la plaza para los próximos años.

Comentarios