El 65% de las ventas entre particulares corresponden a vehículos de más de ocho años

Vehiculos ocasión

Más de seis de cada diez ventas entre particulares realizadas en el último año correspondieron a vehículos de más de ocho años de antigüedad, lo que supone un incremento del 7% con respecto al ejercicio anterior, según se desprende de "El Libro Blanco del Vehículo de Ocasión" realizado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

Este informe, elaborado entre cerca de 900 compradores y potenciales compradores de vehículos usados españoles y extranjeros, pone de manifiesto que el incremento de este tipo de transacciones obedece a la crisis económica y a la falta de financiación.

De esta forma, cuanto mayor es la antigüedad de la oferta, tan sólo el 13% de las compras efectuadas por particulares en el último año correspondieron a vehículos de menos de tres años, menor es el precio de los vehículos, lo que hace posible el pago al contado, creándose así la figura del vehículo “low cost”, caracterizado por sus altos niveles de contaminación y un mayor riesgo de siniestralidad en carretera.

En este sentido, el informe revela que la forma más habitual de pagar un coche usado para seis de cada diez usuarios es “a tocateja” con dinero procedente de ahorros, frente a cuatro de cada diez que opta por la financiación, principalmente a través de su banco habitual (72,4%). Según el Libro Blanco, en el último año, las compras al contado aumentaron un 6,7%, mientras que las financiadas cayeron en un 5,5%.

Según el estudio, el 54% de las adquisiciones de este tipo de automóviles se realizaron directamente entre particulares, porcentaje que reflejó un aumento del 1,6% sobre el año precedente, mientras que el 46% se hizo por mediación de profesionales como concesionarios y compraventas independientes.

No obstante, el informe pone de manifiesto que la decisión de decantarse por un particular o por un profesional a la hora de comprar un vehículo de ocasión varía en función de otros factores como el nivel de confianza  transmitido por el vendedor, ya sea particular o profesional, la cercanía y las características del vehículo a la venta.

A pesar de esta afirmación, el vendedor profesional goza entre los encuestados de mejor imagen que el vendedor particular e inspira mayor confianza debido al buen trato dispensado durante la compra y a las condiciones comerciales ofrecidas (coberturas, garantías, etc.) que, según el estudio, mejoran ampliamente a las del particular que desea revender su vehículo usado.

Comentarios