Las ventas de vehículos de lujo cayeron un 32% en el primer semestre de 2009

Las ventas de vehículos de lujo cayeron un 32% en España en el primer semestre de 2009, hasta situarse en 7.007 automóviles, debido a la reforma del Impuesto de Matriculación, la “demonización” de los vehículos de alta gama, el cambio de gustos de los automovilistas y los efectos de la crisis económica, según datos del Instituto de Estudios de Automoción para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

El informe, que analiza los automóviles de alta gama de más de 50.000 euros vendidos en los primera mitad del año, muestra que uno de los factores que contribuyó, en gran medida, al descenso las ventas de los vehículos de lujo durante el primer semestre del año fueron las altas tasas con las que el nuevo Impuesto de Matriculación grava los vehículos Premium.

Ganvam constata que la reforma del Impuesto de Matriculación, que penaliza a los vehículos más contaminantes,  provocó ya en 2008 "fuertes distorsiones" sobre la demanda automovilística en un momento en el que las ventas de todoterreno y vehículos de alta gama sostenían un mercado de turismos debilitado, ya por aquel entonces, por la subida de los tipos de interés y el fuerte endeudamiento hipotecario de las familias

Por otro lado, el estudio de Ganvam atribuye también este descenso de ventas de vehículos de alta gama a  la "fuerte demonización" que vienen padeciendo en este último año y medio estos coches, debido a sus mayores niveles de consumo de carburante y emisiones de CO2, lo que les ha convertido "injustamente" en "iconos de la insostenibilidad motorizada".

Según la asociación de vendedores, otro de los elementos que están propiciando el descenso de las ventas de vehículos Premium es el cambio de gustos en la población española, que ha pasado de preferir vehículos grandes, robustos y asociados a un alto estatus, como eran los 4x4 o los todoterreno, a buscar coches más pequeños y de menor precio, exentos en muchos casos del Impuesto de Matriculación.

Paralelamente a todas estas causas, la crisis económica también jugó en contra de este tipo de vehículos en un contexto marcado por la falta de liquidez de las familias y las fuertes restricciones al crédito que hacen inviable para muchos asumir los costes de financiación, mantenimiento y seguro que este tipo de automóviles representan.

En términos absolutos, las marcas premium que concentraron mayores ventas en el primer semestre fueron, por este orden, Volvo y BMW, con 1.578 y 1.560 vehículos, respectivamente, seguida de Mercedes (1.226), Audi (582), Volkswagen (517), Land Rover (474), Lexus (459), Porsche (281), Nissan (105), Infinity (74), Subaru (41) y Jeep (40), Jaguar (28) y  Hummer (20).

En términos relativos, las únicas marcas que consiguieron incrementar su cifra de matriculaciones fueron Infiniti y Volvo, con incrementos del 2.367% y 188%, respectivamente, seguidas de Nissan, que ganó un 26,5% de ventas, y Jaguar, con un incremento del 8%. El resto de las marcas protagonizaron descensos en su cifra de matriculaciones.

Comentarios