Cartas al Director: En memoria de D. Juan Claver

Pedro Grasa Rodríguez empresario de Sabiñánigo

“Dicen que uno no se mide por lo que es, sino por el vacío que deja cuando se va”

Don Juan se ha ido, y digo Don por que lo era.

Hace unos días cuando me entere que la enfermedad le hacia recaer me dirigí a su hija María preocupándome por su estado de salud, me comento que estaba débil pero me dijo que mantenía la entereza que le predecía así como la mente clara y resuelta, conocedor en todo momento de la situación a la que se enfrentaba.

También me dijo que veía con rabia e impotencia nuestro pueblo, estaba perdiendo esa industria por la que tanto y tanto lucho, decía que si volviese a tener 20 años lucharía hasta la extenuación para hacer nuevamente ese Sabiñánigo que hemos conocido, y me lo creo, los que lo conocimos estamos seguros que además lo conseguiría.

Recuerdo el día en que perdí a mi padre y a mi gran amigo Primitivo, como me dio consejos, como me alentó a seguir, a luchar, a creer en nuestro pueblo, en nuestra industria, en nuestra gente.

Me enseño en muchas y muchas reuniones que con constancia, trabajo e imaginación se pueden conseguir grandes proyectos.

Me enseño a ser optimista ante la vida y a superar las dificultades, me transmitió que tanto y tanto esfuerzo de generaciones de nuestros padres y abuelos no se podía desaprovechar.

Recuerdo cuando entre en política los consejos que me daba, el animo que me ha infundido siempre fijando un horizonte pero sobretodo sin cesar en la lucha por lo que él tanto quería; su pueblo, mi pueblo, Sabiñánigo.

Hombres como Don Juan siempre serán recordados.

Su coraje, su entrega, su amor por esta tierra, por sus tradiciones, por nuestra “Santa Orosia”, su amistad sincera y sus grandes consejos no pueden quedar en el olvido.

Puedo asegurar que su doctrina no se perderá mientras algunas personas soñemos y creamos en esta tierra, en nuestra gente y sobretodo en su querido Sabiñánigo.

Descanse en Paz.

Comentarios