Cartas al Director: Agua ¿potable? en Sariñena

Juan Fernando Tella Sierra. CHA-Sariñena

En Sariñena llevamos todo el verano sufriendo un agua de boca de una gran turbiedad, que ha hecho dudar de su potabilidad. En estos tiempos de crisis económica y aumento de desempleo, los vecinos de Sariñena nos vemos obligados a comprar agua embotellada para beber y guisar, a pesar de que el precio que pagamos por el agua es de los más caros que podemos encontrar: 0,65 euros/m3, frente a los 0,44 de Huesca o los 0,50 de Salou, donde el agua llega trasvasada, lo que se supone que encarece más el producto.

Parece que han corregido algo los problemas, pero hemos padecido la pasividad del Ayuntamiento, que no da ni ha dado ninguna explicación a la vecindad, ni por supuesto hace ningún descuento al usuario, siendo que está cobrando un producto de primera necesidad que no reúne las mínimas condiciones. También se han olvidado la promesa electoral de devolvernos el dinero cobrado indebidamente en la anterior legislatura, como se han olvidado las asociaciones locales de defensa de los consumidores y de los vecinos de cumplir con sus deberes.

Se habla de problemas con los filtros de la potabilizadora, pero un gobierno competente tiene que gestionar y saber utilizar los recursos de que dispone para solucionar los problemas “antes” de que se presenten y, si por alguna casualidad aparecen, resolverlos de forma rápida y eficiente. Sariñena tuvo fama en algunos momentos de cuidar su imagen, como capital de Los Monegros que es, de pueblo donde se vivía de maravilla, pero hace años que no tenemos un buen gobierno y siempre andamos con problemas de agua, de polvo, de olores, de dinero, de limpieza, de obras, de calles, de edificios, de ilegalidades urbanísticas, de medio ambiente, etc. El ayuntamiento, más preocupado del circo que del pan, no sabe resolver un problema que ya le surge otro y, así, hasta hacerse la situación insostenible e ingobernable.

Comentarios